Escucha esta nota aquí

El Comité Departamental de Salud puso nota de aplazo a la gestión del coronavirus en el sistema de salud local. Así lo confirmó Wilfredo Anzoátegui, presidente del Colegio Médico de Santa Cruz, que anunció que hoy mantendrán una reunión para afinar el documento y mañana darán una conferencia de prensa para anunciar los resultados de la evaluación.

Según el documento al que tuvo acceso EL DEBER, en el primer nivel de salud se quejan de los directores, que no les permiten acogerse a una resolución del Ministerio de Salud, que beneficia a los trabajadores de salud que son parte de los grupos de riesgo del coronavirus (que tienen enfermedades de base, obesidad mórbida o mayores de 60 años). Además, denuncian que el sistema de referencia no funciona, ya que cuando tratan de trasladar a algún paciente a un nosocomio de un nivel superior, se encuentran que estos están saturados.

También señalan que están saturados por el coronavirus, sin camas de atención y problemas para diagnosticar a los pacientes, ya que las pruebas tardan entre cinco y siete días en ser reportadas por Cenetrop. Califican la situación como un desborde de la enfermedad.

En el segundo nivel de salud, a estos problemas le suman la falta de equipamiento de bioseguridad. Explican que les dotaron hace mes y medio, pero no más. Ahora, cada trabajador ha tenido que comprar por su cuenta los mamelucos, barbijos, gorros, botas y gafas de seguridad. 

Denunciaron la falta de personal y de equipamiento, ya que no se ha contratado personal para suplir a las bajas por los contagios y aislados por coronavirus, ni para reemplazar a las personas que se han replegado por enfermedades de base o tener más de 60 años.

En el tercer nivel, sumaron a todo esto otra queja: Se creen engañados por el secretario Departamental de Salud, Óscar Urenda, que les dijo al principio que no tratarían con pacientes Covid-19 y que estos iban a ser trasladados a los hospitales centinela, pero desde abril comenzaron a ver pacientes con coronavirus (de hecho la primera fallecida fue en instalaciones del Japonés). Se quejan de que están atendiendo pacientes Covid-19 sin el equipamiento y espacio suficientes para este fin.

Anzoátegui explica que todo esto se transformará en una carta que harán llegar al gobernador Rubén Costas y a la alcladesa interina Angélica Sosa con la intención de reunirse con ellos. Según el presidente del Colegio Médico, ellos (la Gobernación) “sacan los protocolos como quieren”, pero no hacen participar en su elaboración a los profesionales de salud. Asegura que lo mismo han reclamado siempre, porque los trabajadores de salud siguen sin el equipamiento adecuado ni el espacio suficiente para atender a los pacientes. 

Anzoátegui añade que no hay una buena coordinación entre los niveles de salud, lo que provoca que los pacientes se mueran en las ambulancias, mientras esperan un espacio en el hospital al que han sido referidos“Si existiera un plan de contingencia, hecho con la participación de los gerentes de los hospitales, esto no sucedería”, dice. 

Añade que si bien hay un plan de contingencia, en su elaboración no participaron los que van a implementar el plan. Anzoátegui se pregunta dónde va a meter la gobernación 100 nuevas camas de terapia intensiva para el coronavirus. 

“Han pasado 70 días de epidemia, tuvieron todo ese tiempo para coordinar y no lo hicieron, por eso ahora no tenemos recursos humanos para implementar esos hospitales ni el equipamiento”, critica Anzoátegui. 

De hecho, de algo parecido se quejaba Óscar Urenda, ya que no le habilitaban los contratos para el personal, ni le entregaban los respiradores que necesita para evitar que los enfermos de coronavirus fallezcan sin recibir tratamiento. A eso se suma que ya no hay más médicos para contratar y necesitan un cambio de la Ley Financial para contratar a la misma persona en dos hospitales distintos. 

“Por qué no lo hicieron en estos 70 días. Wilfredo Anzoátegui, médico internista, no va a renunciar a su ítem de 20 años en el hospital San Juan de Dios por un contrato de tres meses en Montero”, pone como ejemplo. 

Y no para ahí. Explica que se necesitan 160 terapistas para hacer frente a la pandemia solo en Santa Cruz y hay apenas 65 y todos están ya contratados por el Estado.

“Si no cambian la Ley Financial, de nada les va a servir armar los domos en el Japonés, las 12 camas de terapia intensiva en el hospital de Montero, porque no hay gente, no hay profesionales para que trabajen. Todos tienen ítems o contratos por un año. Nadie lo va a dejar por tres meses. O solucionan esto cambiando la ley o se va a fregar todo y nos vamos a morir todos”, añade Anzoátegui, que añade que esta es la verdadera razón por la que el Gobierno debe sentarse con los actores principales de la lucha contra el coronavirus. “Todo les está saliendo mal y eso es porque no coordinan. ¿Será por cuestiones políticas?”, se pregunta el presidente del Colegio Médico.