Escucha esta nota aquí

"El río está bastante bajo, lo que normalmente tarda 40 minutos, trasladándose sobre esas aguas desde Piso Firme hasta Remanso, hoy toma hasta dos horas o dos horas y media, porque en buena parte hay que arrastrar la cola del motor, a ese nivel hemos llegado. Y el río Iténez, aunque es más grande, está yendo por ese mismo destino", lamentó Sandro Áñez, oriundo de la zona y director del Parque Noel Kempff Mercado, que este 2020 afrontó, además, el problema de los incendios.

Según Áñez, desde hace 30 años viene sucediendo esto, pero cada año el río Paraguá tiene menos agua en esta misma época. Dice que esta vez la gente de Piso Firme está más preocupada porque la sequía coincidió con los incendios cada vez más cerca de la comunidad, y por 20 días, aproximadamente.

Sobre las causas, Áñez tiene su explicación. Dice que la cabecera del río Paraguá está en San Ignacio, pero que hay una zona previa a Piso Firme (Bajo Paraguá), que se llama Alto Paraguá, donde están la comunidad Campamento y todas las colonias nuevas asentadas en ese lugar. 

"Esa parte es muy poblada y con bastante actividad, sobre todo ganadera y también tiene cultivos. En los últimos 20 años, gran cantidad de propiedades privadas de gente oriunda de la zona ha pasado a manos de extranjeros, la gente ha vendido sus tierras a brasileños y menonitas, principalmente, y esos brasileños ponen 'palos blancos' bolivianos, entonces la frontera agrícola se ha extendido bastante, se necesita más agua y los estancieros difícilmente generan su propia agua, así que desvían el caudal del río, por otro lado desmontan enormes cantidades de tierra hasta las orillas del río, sin respetar servidumbre ecológica", lamenta. 

Para Áñez, está claro que en zonas con menos bosques, llueve menos, la sequía se agudiza cada año y el agua que llueve en menos cantidad ya no alcanza para que el río sea navegable todo el año. "El río Paraguá no es navegable desde agosto hasta diciembre, cuando empieza a subir su caudal por las lluvias, pero no a los niveles de años anteriores", sostuvo.

La cacique general de Piso Firme, Hortensia Gómez, no disimula su preocupación. Para ella, el panorama de sequía de este 2020 es algo nunca antes visto. "No habíamos tenido una sequía como ésta y además sufrimos el incendio y temperaturas insoportablesNuestro río Paraguá tiene poca agua, nuestros sembradíos se han secado y llegaron unos vientos huracanados", dijo.