Escucha esta nota aquí

La comunidad Encuentro, a simple vista, parece un centro de reposo porque ocupa un extenso terreno rodeado de árboles y las habitaciones no son las que habitualmente hay en un hospital.

Este centro se especializa en albergar a pacientes con VIH- sida. Con el transcurso de los años tuvo que enfrentar varias dificultades hasta derivar en reducir a la mitad la capacidad de internación. Se pasó de 30 a 15 en la actualidad. Del total registrado a la fecha, la mayoría son hombres, 13.

También se redujo el personal. Ahora solo atienden tres médicos, cuatro enfermeras y cuatro personas de administración. 

Una de las profesionales encargadas, María Severiche, explicó que se sostienen con la producción agrícola y ganadera de un centro de rehabilitación que hay en el municipio de San Carlos, que pertenece a la misma comunidad Encuentro. 

Los pacientes que se internan, debido a su delicado estado de salud, no tienen la obligación de pagar nada monetariamente. Aunque sí pueden aportar con alimentos mensualmente.

Severiche explica que con más frecuencia llegan pacientes que además de VIH tienen otras enfermedades como tuberculosis, meningitis, toxoplasmosis, anemia y las Enfermedades Diarreicas Aguda (EDAs).“Recibimos pacientes con complicaciones por varias enfermedades. Un solo paciente con varios diagnósticos”, enfatiza, Severiche. 

Aunque cada caso es particular, generalmente deben estar internados entre dos o seis meses o hasta que se logre que estén estables.

Aunque en el centro atienden a pacientes de todas las edades, en la actualidad los más frecuentes son los de 60 a 70 años. Hace algunos años eran los de 15 a 25 años. 

Este centro fue creado por una institución religiosa, liderada por el Monseñor Pietro Gelmini ‘Don Pierino’. Desde el año 1990 los responsables y directores de la Comunidad Encuentro en Bolivia son los italianos, Roberto y Gabriella que ya desde el 1984 dejaron su país para hacerse cargo de los centros de la comunidad.