Escucha esta nota aquí

Desde 1988 el Hogar de Dios, fundado por los esposos italianos Antonio Ceccato y Marisa Galiazzo (+), acoge a niños abandonados y huérfanos. En 2001 empezaron a recibir  menores con capacidades especiales, a los que atienden gracias a la autogestión, con producción de quesos de calidad gourmet.

Por dos meses, durante la cuarentena, se vieron en apuros, ya que la maquinaria para la elaboración de sus productos se dañó. Por fin lograron arreglarla y se encuentran ofreciendo sus sabores, con los que mantienen a 40 niños y adolescentes.

El hogar está apostando por la venta en condominios durante el tiempo de emergencia sanitaria, ya que tienen que enviar los quesos desde Saavedra, donde se encuentra el centro de acogida. Los pedidos pueden hacerse al número al 785-23444.

El centro NPH Bolivia (Nuestros Pequeños Hermanos Bolivia) es un hogar de atención residencial para más de 100 niños en situación vulnerable y riesgo social, que trabaja para formar personas responsables y con calidad humana en la sociedad.

La pandemia del coronavirus los tiene afectados, por eso lanzaron la campaña de recaudación de fondos denominada "Sé el héroe de un niño", para cubrir los gastos, especialmente en salud y alimentación.

Con ese cometido habilitaron la caja de ahorro en moneda nacional 4010710601, a nombre de Nuestros Pequeños Hermanos Bolivia, y la línea telefónica 675-19022.

Foto: Una escena del centro NPH Bolivia

Foto: El equipo del Hogar de Dios con una muestra de su producción