Escucha esta nota aquí

Este viernes, el concejal de Comunidad Ciudadana - Autonómica (C-A), José Antonio Alberti Uzqueda, aseguró desconocer, desde hace 16 años, de las actividades que realiza su hermano, el capitán Javier Alberti Uzqueda, quien es acusado de vender autos robados en Chile y de supuestamente recibir protección del Movimiento al Socialismo (MAS).

Fue el investigador chileno del Grupo de Búsqueda de Vehículos (GBV) Robados, Hugo Bustos, quien realizó una nueva denuncia de receptación de autos chutos en Bolivia. En esta ocación, sindicó al capitán de la Policía, que en 2019 fue reconocido por rescatar a una persona que intentaba quitarse la vida del puente Las Américas de la ciudad de La Paz.

Según Bustos, Javier Alberti es propietario de un auto robado en el vecino país, el cuál recibió en el municipio de Uyuni. Sin embargo, hace días atrás decidió ponerlo a la venta en sus redes sociales, debido a los constantes controles a autos chutos que realiza Diprove.

Además, el extranjero dijo que el capitán recibe protección política del MAS y de su hermano José Antonio Alberti, concejal del municipio de Santa Cruz de la Sierra. “Me pusieron que es un caso de influencias de corrupción política y policial al más alto nivel, me dicen que el hermano de él es concejal del municipio de Santa Cruz y por ahí tiene también otro tipo de influencias", dijo en una entrevista a ANF.

EL DEBER se contactó con el concejal de C-A para conocer sobre su versión por este caso. Es así que el edil aseguró que no habla con su hermano menor Javier Alberti desde hace 16 años, por lo que desconoce de las actividades a las que se dedica.

“No veo a mi hermano menor hace 16 años, él vive en La Paz y allá trabaja. Creo que hay mala intención en esas acusaciones, porque los delitos son personalísimos y no sé de mi hermano hace tiempo”, dijo en contacto telefónico.

El concejal negó estar protegiendo a su familiar de cualquier tipo de actividad y pidió a las instancias competentes realizar una investigación para esclarecer el caso. Asimismo, aseguró no tener ninguna relación con el MAS, como el investigador chileno lo menciona.

También afirmó que por estas acusaciones su familia está sufriendo, especialmente su madre, de 71 años. “Mi madre es la que más sufre por este caso malintencionado (…) Mi hermano tomó otros rumbos hace tiempo y se fue a vivir a La Paz, yo desconozco totalmente de lo que se lo acusa”, aclaró.

EL DEBER intentó contactarse con el principal acusado de la receptación del auto robado en Chile, a través de una llamada telefónica a su número de celular, sin embargo el capitán de la Policía no contestó.

En 2009 Javier Alberti fue condenado por tráfico de sustantancias controladas. También tiene antecedentes penales por secuestro y otros delitos. En 2019 se hizo conocido por rescatar a una persona que intentaba quitarse la vida del puente Las Américas de la ciudad de La Paz. 

Comentarios