Escucha esta nota aquí

Carlos Quinquiví, corresponsal

El Concejo Municipal de San Ignacio de Velasco abrogó la ley municipal que mantenía un precio del kilo gancho de carne vigente desde hace siete años. No obstante, resta la aprobación del alcalde municipal, Moisés Salces, para suprimir definitivamente la normativa en cuestión. 

El pedido para la abrogación de la norma cuenta con el respaldo de la Asociación de Ganaderos de San Ignacio de Velasco, cuyos dirigentes plantean un ajuste de los precios finales al consumidor.

El desabastecimiento del producto, que se arrastra desde hace casi dos semanas, preocupa a los pobladores de San Ignacio. Cotidianamente hay movilizaciones de la población que rechazan un incremento y otros sectores piden que se solucione de una vez el problema que se está alargando demasiado y afectando el trabajo de comercializadores.

El pleno del Concejo municipal aprobó este martes, la Ley municipal N° 498/2021, que abroga la ley N° 001/2014, que no permitió, por siete años, un incremento del precio del kilo de carne al gancho y al consumidor.

La nueva norma da paso para actualizar los precios de la carne vacuna y solucionar el desabastecimiento de este artículo de la canasta familiar, en el municipio de San Ignacio de Velasco.

La nueva escala de precios para el kilo gancho propuesta por los concejales son tres: de 17,50, 18,50 y 20 y 21 bolivianos, mientras que los precios de la carne para el consumidor serían de 25, 28 y 30 bolivianos.

Por otra parte, el Concejo recibió en audiencia a los trabajadores del frigorífico Boliviano Concepción (FBC) quienes, desde hace días están movilizados porque el gobierno nacional ha limitado la exportación de carne de res a los mercados internacionales. Si no se exporta este producto desde la Chiquitania, 1.000 familias se verán perjudicadas y piden el apoyo de las autoridades, indicaron.


Comentarios