Escucha esta nota aquí

La presidenta del Estado, Jeanine Áñez, señaló que en el país hay organizaciones criminales internacionales vinculadas al narcotráfico, que han convertido a Bolivia no solo en un país de tránsito de la droga, sino también en un espacio donde conviven cárteles narcos, miembros de la mafia rusa, exmiembros de guerrillas.

“En los útlimos 14 años Bolivia se ha convertido no solo en país de tránsito, sino que se han construido redes que opera un complejo grupo de organizaciones criminales vinculadas al tráfico de drogas y que nuestros sistemas de inteligencia nacional e internacional han podido identificar como el Primer Comando de la Capital (PCC) y Comando Vermelho de Brasil, la Federación de Sinaloa y los Zetas de México, Sendero Luminoso de Perú e incluso mafias rusas”, apuntó la dignataria.

Además, agregó que se tiene información sobre la presencia de actores del cártel del Norte del Valle, de diversos grupos narcos devenidos en bandas criminales como Las Autodefensas Campesinas de Cazanare y las Fuerzas Armadas Revolucionarias.

Las afirmaciones de la presidenta fueron hechas durante la presentación del nuevo plan de acción de lucha contra el narcotráfico que se ejecutará en el país y donde además, señaló que el anterior Gobierno permitió y no actuó sobre estos grupos irregulares, pese a conocer sobre su presencia.

“No vamos a dejar ni un solo santuario para el narcotráfico”, enfatizó la dignataria a tiempo de explicar que el nuevo plan no solo busca la interdicción, sino que trabajará en enfoques de inclusión social y respeto a los derechos humanos.

Como parte de la presentación de los datos del nuevo plan, el Gobierno hizo conocer que durante los primeros cien días de trabajo se ha logrado decomisar más de 25 toneladas de droga y que se detuvo a más de 700 personas ligadas a actividades relacionadas con el narcotráfico.

También los datos estadísticos dan cuenta que se destruyeron 22 laboratorios de cristalización de pasta base de cocaína, 127 fábricas de droga y que se ejecutaron más de 2.000 operativos.

El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, confirmó lo señalado por la presidenta Áñez y dijo que el trabajo de seguridad en torno a la dignataria se reforzó, con seguimientos permanentes de inteligencia para saber sobre movimientos extraños. “Hemos suspendido un par de actos por estas alertas”, precisó.

Nuevo estudio

La autoridad dijo que se tiene planificado hacer un estudio en el que se definan nuevas cantidades de plantaciones de hectáreas de coca, puesto que se ha denunciado que un buen porcentaje es destinado a la fabricación de sustancias ilícitas.

Dentro de la comparación de producción de hoja de coca entre el Chapare y Yungas, en este último se tienen datos de que el 90% es usado el mercado legal, indicó la autoridad; mientras que lo que se produce en el trópico cochabambino solo el 10% es para uso tradicional y el restante va para el narcotráfico.