Escucha esta nota aquí

Un importante contingente policial llegó hasta la TCO Yuracaré Moxeña para respaldar el intento del exasambleísta departamental Carlos Moye por revocar la designación del actual legislador indígena que representa a la comunidad. Wilson Cortez cuenta con el aval de la asamblea indígena, ya que fue elegido por los usos y costumbres que rigen a la TCO yuracaré moxeño.

La llegada de los uniformados alteró la tranquilidad de los comunarios que se mantienen en alerta ante la posibilidad de violar las determinaciones democráticas y la autonomía indígena.

Junto a la policía, un grupo de interculturales vinculados el Movimiento Al Socialismo  llegó hasta El Pallar, municipio de Yapacaní, con el propósito de instalar una asamblea para sustituir al actual asambleísta en el legislativo cruceño. 

Al frente del grupo de los interculturales se encuentra el ex asambleísta Moye, que desde hace más de un mes intenta revertir la decisión asumida por la TCO. En esta oportunidad, convocó una reunión para obtener la resolución que le permita retornar al legislativo.

Al conocer la intención del grupo encabezado por Moye, indígenas yuracaré moxeño acudieron desde diversas comunidades para impedir la realización de la reunión y sostener su apoyo a Cortez.

A mediados de noviembre, el consejo de capitanes de las Tierras Comunarias de Origen (TCO) del pueblo Yuracaré Moxeño se reunió en Yapacaní para respaldar al asambleísta legislativo departamental, Wilson Cortez, y desacreditar la marcha organizada para solicitar su revocatorio.

Néstor Vázquez, uno de los caciques que llegó hasta Yapacaní, identificó a Moye, como principal impulsor de las acciones en contra de Cortez. "Moye ha estado seis años como asambleísta y no llevó nada al pueblo. Sólo se mueve por un interés particular, por un clan familiar", denunció el cacique en su momento.


Comentarios