Escucha esta nota aquí

El presidente del Concejo Municipal de Montero, Manuel Jesús Ruiz Cuéllar, considera que se actuó conforme a la norma y la destitución del alcalde es legal. Por su parte, Miguel Ángel Hurtado, nombrado hace un año Alcalde por el mismo Concejo, alega que no presentó renuncia a su cargo, por lo cual continua en el mismo.

Ruíz reitera que la destitución de Hurtado es competencia directa del Concejo ya que "nosotros lo habíamos puesto y vimos que ya no era conveniente". En apego a la norma, el presidente del Concejo recuerda que la determinación asumida en la sesión "revoca la resolución 52/2019 que lo nombraba como alcalde" en sustitución de Mario Baptista hace poco más de un año.

l no es un alcalde electo, él es un alcalde designado" aclara Ruíz. Por tanto, matiza: "no hemos cometido ninguna anormalidad hemos seguido el procedimiento". Incluso remarca que Hurtado "puede venirse de concejal".

La destitución responde, en criterio de Ruíz, a "la actitud prepotente del alcalde" que no logró resolver en tres meses el reclamo de la asociación de padres de familia sobre la canasta escolar, una ayuda económica que supliría el desayuno escolar. 

El presidente del Concejo agrega que tanto funcionarios como concejales sufrían por el actuar del alcalde que "nunca nos tomó en cuenta a nosotros y nosotros, los del MAS, le dimos el voto y nunca coordinó con nosotros". 

En la sesión de esta mañana los padres de familia pidieron la destitución del Alcalde, por lo cual, se procedió a la revocatoria. Ruíz señala que la decisión se tomó con los votos de los 7 concejales del MAS y con el respaldo de la concejala de Demócratas, Beatriz Durán (aunque esta última ha declarado en otros medios que se abstuvo de votar). Los otros tres concejales de Demócratas, según explica Ruíz, contaban con licencia para la sesión de hoy.

Violentan la casa de Muriel Cruz

La diputada saliente del MAS, Muriel Cruz, denunció que su domicilio fue asaltado por violentos que destrozaron el interior de la vivienda y prendieron fuego a la misma. 

En imágenes que circulan en las redes, se ve a un grupo de personas que asalta la vivienda y destroza vidrios y muebles. Incluso prende fuego a alguno de ellos. 

La intervención de la policía evitó que las llamas se extiendan por toda la casa y pueda afectar a las casas vecinas. Según explican los vecinos, los incidentes se produjeron en torno a las 16:00 horas, mientras en el centro de Montero continuaban los enfrentamientos.

Cruce de acusaciones

Las redes sociales se han convertido en el campo de descargo para políticos. Tras lo acontecido en Montero, Luis Fernando Camacho describió como "concubinato" la actitud de Demócratas para apoyar el cambio de autoridad.

​"En Montero, se unieron los concejales masistas y de Unidad Demócrata para sacar al alcalde Miguel Hurtado y poner como alcaldesa interina a la masista Teresita Paz", explica en su cuenta oficial de Facebook el excandidato.

Camacho califica este hecho como un gesto de "la vieja política pactista (que) sigue dándole la espalda a nuestro departamento".

Desde la vereda verde, Vladimir Peña desacredita a Camacho y lo califica de mentiroso. "La concejal Duarte, de Montero, hace mucho tiempo que se pasó a filas de Creemos", publica el Secretario general de Demócratas y precandidato para la Gobernación.

La publicación está acompañada de una fotografía en la que se ve a la concejal Durán sentada junto a Camacho en un acto de Creemos. Peña concluye su descargo con un contundente "Demócratas no tranzó, ni tranzará con el MAS", dejando la duda sobre el comportamiento de Creemos.

Agresiones a la prensa

Los diversos equipos de prensa desplazados para al cobertura de la sesión del Concejo fueron objeto de agresiones e insultos por los simpatizantes de Teresita Paz, concejal por el Movimiento al Socialismo. Con chicotes y ramas, golpearon a los periodistas para impedir que realicen sus coberturas.

Durante la sesión del Concejo solo dos canales lograron ingresar a la misma. Uno de ellos, responde a la línea de Ruíz, como él mismo lo admitió ante EL DEBER. 

Lo mismo ocurrió en las puertas de la Alcaldía, donde el grupo de seguidores, reforzado por grupos de choque afines al MAS, arreció su reclamos a los periodistas y camarógrafos.

Además de las agresiones, hubo que lamentar la lesión de un periodista del diario Zona Norte, Wilber Zabala, que recibió el impacto de un bote de gas en el brazo y requirió atención médica por las quemaduras que le produjo.