Escucha esta nota aquí

Los espacios públicos de los antiguos mercados Los Pozos y La Ramada, situados e en zonas céntricas de la capital cruceña, lucieron despejados de comerciantes ambulantes ayer a raíz de las tareas de control ejercidas durante la mayor parte del día por personal de seguridad del Gobierno Autónomo Municipal.

Sin embargo, las autoridades municipales no pueden cantar victoria, puesto que los mercaderes ambulantes, si bien fueron obligados a abandonar las aceras e incluso parte de las calles, se los pudo observar merodeando con sus bultos por calles aledañas a estos centros de abastecimiento, cuya clientela se ha incrementado notablemente en la época navideña.

A decir de Pablo Tolero Dorado, director de Seguridad Ciudadana de la comuna, alrededor de 350 gendarmes y otros funcionarios de las oficinas de Espacios Públicos, de Jurídica, de la Defensoría de la Niñez y Adolescencia y otras reparticiones, trabajan por turnos durante las 24 horas en el control de estos lugares donde los asentamientos están prohibidos.

“Los comerciantes ambulantes que merodean los mercados son unos 5.000 y son combatidos por 350 de nuestros funcionarios. Cuando no lo hacemos en operativos, rondamos en vehículos todos los días, incluidos los fines de semana. No quiero mentir que los tenemos controlados, pero hemos logrado despejar un 85% de estos espacios”, dijo Toledo.

Proceso a dirigentes

El encargado de Seguridad Ciudadana municipal manifestó que los ambulantes son manejados por mujeres dirigentes que están identificadas, las cuales han sido denunciadas ante la Fiscalía.

“Estas dirigentes incitan a su gente a invadir los espacios públicos y les sacan dinero diciendo que hay autorización para entrarse. Daremos las pruebas para que la Fiscalía abra causa”, dijo Toledo.