Escucha esta nota aquí

El gobernador de Santa Cruz, Rubén Costas, denunció este jueves que el Gobierno nacional hizo un "débito automático, irracional, ilegal e inadmisible" de Bs 47,9 millones de los recursos propios de la Gobernación cruceña.

Según Costas, esos recursos estaban destinados a la continuidad de obras del tramo carretero El Espino-Charagua-Boyuibe.

A decir del gobernador cruceño, el Ministerio de Economía habría descontado este monto, tomando en cuenta un argumento de la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC), donde supuestamente la Gobernación no hizo efectiva su contraparte local para la ejecución de la mencionada obra civil.

"Se está incumpliendo la normativa y los procedimientos usando un absurdo argumento (...). La Gobernación ha cumplido a cabalidad lo acordado en el primer convenio del fideicomiso y el Gobierno central, hasta la fecha, no ha concretado la segunda parte de un contrato comprometido y donde están inmersos los recursos para dar continuidad al pago de obras en ejecución", expresó Costas en conferencia de prensa.

Según la autoridad, los recursos propios confiscados podían servir para atender la emergencia sanitaria de salud y dar continuidad a las obras y proyectos que están en la agenda anual del departamento. Además, dijo que esto tendrá consecuencias para la próxima administración departamental (tomando en cuenta que se elegirá nuevas autoridades el 7 de marzo)

"Esta es una situación que puede tener consecuencias para la próxima gestión, por lo que vamos a presentar una denuncia ante el Ministerio Público contra el Ministerio de Economía y Finanzas Públicas. Es importante ponerlo en conocimiento, las leyes hay que hacerlas cumplir. No se puede permitir tanto abuso y tanto maltrato", manifestó la autoridad.

Desde EL DEBER se consultó al área de Comunicación del Ministerio de Economía sobre este asunto y respondieron que se harán las consultas respectivas para referirse al tema.

En diciembre de 2020, el secretario departamental de Obras Públicas, Hugo Sosa, aclaró la figura administrativa que rige en el convenio entre la Gobernación y la ABC. El acuerdo suscrito en 2015 propone que la contraparte financiera de la Gobernación se realizará a través de fideicomisos que otorga el Fondo Nacional de Desarrollo Rural (FNDR).

Sosa dijo que la ABC no está bien informada o, en el peor de los casos, “está cambiando las reglas del juego”, puesto que quiere hacer efectivo el pago de más Bs 40 millones por concepto de contraparte en la construcción de carreteras.

“En realidad el que ha fallado es el FNDR porque no nos quiere dar esos recursos que ni siquiera entran físicamente a la Gobernación, solamente nosotros damos autorización para el débito o para el pago de las planillas que hacen las empresas”, aclaró Sosa.

Las autoridades de la Gobernación de Santa Cruz deben apegarse a la verdad, pues adeudan e incumplen el pago de contraparte (a la empresa constructora) desde hace un año y tres meses de manera irresponsable”, dijo en ese entonces el director regional de la ABC, David Acebey.

En contexto

La construcción del tramo carretero El Espino-Charagua-Boyuibe es una vieja demanda de la provincia Cordillera. Al no ser escuchados, los vecinos iniciaron desde hace varios meses una serie de protestas (la última a finales de enero de este año) que han sido levantadas con la promesa de reactivar la construcción de la ruta.

La construcción de la carretera se lleva a cabo de manera conjunta entre el Gobierno central y la Gobernación. La Asamblea del Pueblo Guaraní (APG), que aglutina a las principales autoridades de las 6 zonas territoriales de la Autonomía Indígena, ha resuelto emplazar al Gobierno central y a las instancias correspondientes, para que agilicen el desbloqueo de los fondos que deben destinarse a la conclusión de esta ruta.

En 2015, el expresidente Evo Morales dio luz verde para la afirma de contrato entre la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC) y empresa china Railway Group Limited para la construcción y pavimentación de la carretera El Espino-Charagua-Boyuibe, con una inversión de $us 253 millones. La obra proyecta conectar al departamento de Santa Cruz con Tarija y Chuquisaca.

Comentarios