Escucha esta nota aquí

"Han disminuido los factores de riesgo", señalo Virgilio Prieto, exjefe nacional de Epidemiología del Estado. El incremento de casos a finales de diciembre y principios de enero se puede explicar desde las continuas aglomeraciones que se produjeron

"Fiestas de fin de año, promociones, graduaciones, compras y hasta para realizarse las pruebas diagnósticas o vacunarse se observaban aglomeraciones", matizó Prieto.

Mientras que un segundo motivo, según su análisis, se da por "la alarma entre la población, asunto que conllevó a que se respeten de manera más estricta las restricciones" y se cumplan las normas de bioseguridad de distanciamiento y uso de barbijo; la gente comenzó a evitar las aglomeraciones.

Para Marcelo Ríos, exdirector del Sedes en Santa Cruz, esas aglomeraciones "provocaron la saturación de las cadenas de contagio" lo que justificaría "un descenso rápido de los casos" durante la segunda quincena de enero "que se prolongará en febrero".

Además, "la desescalada también se debe a la ausencia de laboratorios", señala Ríos. 

Para Prieto, "la disminución de la demanda de pruebas también repercute en el menor número de casos reportados" y también apuntó que "a mediados de febrero se puede llegar a niveles adecuados de control".  No obstante, todo depende del comportamiento de la población.

El cumplimiento de las medidas de bioseguridad también es un factor relevante para Ríos. "En estos momentos, es necesario enfatizar en la parte de educación en salud"  para que se cumplan las medidas de bioseguridad "con franqueza". Esta vía acelerará la disminución de casos y permitirá recuperar la normalidad, según su criterio.

Tanto para Prieto como para Ríos, la vacunación es parte del camino para vencer al Covid-19. "Reduce la mortalidad en más de un 90%", remarcó Prieto y dio a entender que el "virus seguirá circulando", pero los contagios "tendrán un menor riesgo".

Ante el anuncio de la Organización Mundial de la Salud sobre la posibilidad de que ómicron pueda suponer el fin de la enfermedad, Ríos se mantiene escéptico. 

"Podríamos hablar de controlar la enfermedad o una de las variantes del virus. Lo ideal sería considerarla de la misma manera que otras enfermedades", manifestó. 

Comentarios