Escucha esta nota aquí

Atrás quedaron los días en que la gente consultaba hasta en las redes sociales si alguien conocía dónde había espacio para internar a un familiar con Covid-19 en una unidad de terapia intensiva. Circulaban listas de clínicas privadas que prestaban el servicio, pero ni así había dónde internar a un paciente grave con esta enfermedad. Hoy, el sistema de salud público y privado cruceño respira más aliviado luego de afrontar esa tormenta que develó la situación en la que se encontraba la atención sanitaria en Santa Cruz de la Sierra, capital económica de Bolivia.

Si bien la figura puede cambiar de un momento a otro, hoy existe un promedio de ocupación de unidades de terapia intensiva en los hospitales de tercer nivel de un 70%, de acuerdo al informe de Marcelo Ríos, director del Servicio Departamental de Salud (Sedes).

"Sí, hay mucho más espacio disponible de lo que teníamos hace un mes o tres semanas atrás", señaló la autoridad en salud.

Ríos explicó que existen diferentes tipos de camas: las de los centros de recuperación, lugares de atención exclusivos para pacientes leves y moderados de Covid-19, los medicina interna de los centros de tercer nivel, las de cuidados intermedios y las de cuidados intensivos.

En cuanto a cantidad de camas en general, solo en los centros de recuperación y hospitales de tercer nivel existen unas 800 unidades instaladas para atención Covid-19. Además, en los municipios de provincias existen unas 1.400 destinadas solo para esta enfermedad.

"En provincia tenemos un 30% de índice de ocupación, pero acá en la ciudad se mantiene siempre alto", explicó.

Hoy, por ejemplo, Ríos indicó que solo hay disponible una cama de terapia intensiva en el hospital Pampa de la Isla, de las 20 que tiene y de las camas para pacientes leves y moderados existen 52 libres de las 100 que existen en el lugar.

En el hospital El Remanso hay una capacidad total de 34 unidades de internación para pacientes leves y moderados y esta jornada tienen una disponibilidad de 27 unidades. "En el San Juan de Dios, si bien tiene 22 unidades de terapia intensiva, hoy tiene 11 unidades disponibles",  contó Ríos.

Sobre el hospital Óscar Urenda, en Montero, el director del Sedes indicó que en esta jornada hay 10 internados en salas para pacientes leves y moderados que cuentan con una capacidad de 32 camas. De las 12 unidades de terapia intensiva, ayer solo habían cuatro ocupadas.

"Ha habido un descenso de casos, pero es debido a un 'subregistro', que no pasa por un tema de incapacidad de registrarlo sino que corre por la demanda, porque la gente no asiste, porque ese 80% de los casos cursa de forma asintomática o formas leves y que es a esa población la que le decíamos hace meses que puede ser tratado en casa, pero al inicio de la pandemia hubo una desesperación, la gente que tenía síntomas leves igual se iba a los hospitales, entonces eso genera la saturación", contó Ríos.

El galeno insiste en que la meseta no debe ser tomada como una sensación de éxito, sino que significa casos diarios similares que se mantienen en el tiempo. En esta semana, por ejemplo, es de 120 casos diario en promedio. "Esa cantidad le está considerando un contagio importante a la ciudad, un periodo de incubación más silencioso y en las próximas semanas vamos a ver el resultado".