Escucha esta nota aquí

Hoy se cumplen nueve meses desde que el coronavirus ingresó al país y en el último mes del año muestra una escalada diaria de casos positivos, lo que aumenta la posibilidad del rebrote que vienen advirtiendo las autoridades sanitarias. En estos meses se perdieron más de 9.000 vidas en todo el territorio nacional a causa de este virus que afecta al mundo entero.

La situación epidemiológica de este momento es similar a la de septiembre, pero la incertidumbre es similar a la de marzo, de acuerdo al gerente de Epidemiología de la Gobernación cruceña, Carlos Hurtado.

En Bolivia van más de 145.000 casos acumulados por pruebas de laboratorio, de los cuales más de 11.000 son activos. A las autoridades les preocupa que con el evidente relajamiento de las medidas de bioseguridad, los casos sean mayores y estén por encima de las estadísticas oficiales, dado que la gente se hace tratamientos en su casa y solo los casos graves llegan a los centros hospitalarios.

Marcelo Ríos, director del Servicio Departamental de Salud de Santa Cruz, remarcó que las cifras de casos de los últimos días bordean los 100 nuevos en una sola jornada, y eso no es nada alentador. Ayer se cerró también con más de un centenar. “Volvemos a tener cifras que ya no teníamos en los últimos dos o tres meses y son el resultado de los cambios de comportamiento de la población”, lamentó. Hurtado aseguró que en los próximos días la cifra de contagios no bajará de la centena y puede ser de más.

El Comité de Operaciones de Emergencia Departamental (COED) analizó hoy la situación de las nuevas medidas de regulación que se dan en medio de una reactivación económica por fin de año. 

El exjefe nacional de Epidemiología, Virgilio Prieto, señaló que desde las últimas semanas de noviembre se evidencia indicios de un rebrote. Indicó que aún no se puede hablar de una segunda ola, porque todavía el aumento de casos es en lugares específicos. “En estos lugares en específico se deben tomar los recaudos necesarios para evitar que realmente se dé una segunda ola”, sostuvo.

Prieto proyectó, que si la población no asume realmente el cumplimiento de las medidas de bioseguridad, la segunda ola se podría registrar entre febrero y marzo, cuando se acerca el otoño e invierno, tal como sucedió en Europa.

Problemas no resueltos

Pasó el pico más alto de la pandemia en Santa Cruz y en el país y según los mismos profesionales aún quedan temas pendientes a resolver con urgencia ante una posible segunda ola.

El presidente del Colegio Médico Departamental, Wilfredo Anzoátegui, remarcó que los médicos están en alerta debido a que en diciembre concluye el contrato eventual del último grupo de profesionales de salud, alrededor de 550 solo en Santa Cruz, por lo que el sistema de salud no tendrá capacidad para responder a una segunda oleada.

“Nos quedamos sin recursos humanos. Además, hace meses se cerraron los centros de aislamiento y no se habilitó la cantidad de terapias comprometidas. Entonces, estamos peor que al inicio. Todo esto aumenta más la preocupación que sentimos los profesionales de salud ante una segunda ola”, reflexionó.

Anzoátegui lamentó que a la fecha no tienen respuesta del nivel central para contratar con ítems a más médicos del país y más bien las autoridades anuncian que volverán profesionales extranjeros que representan más gasto.

Carlos Alberto Hurtado, puntualizó que la falta de personal es una falencia del Gobierno nacional, que es el encargado de dotar los ítems.

“Tuvimos reuniones con el nivel central para pedirles que se contrate personal de forma gradual. No queremos que sean contratos, sino ítems. Históricamente le deben a Santa Cruz más de 10.000 cargos, con el 25% de esta deuda podemos enfrentar una sindemia de coronavirus, dengue y sarampión”, enfatizó.

Mientras, la Alcaldía en las cifras de evaluación de hace más de 15 días refleja datos optimistas de la realidad en salud. En el informe se detalla que entre hospitales de primer y segundo nivel se cuenta 127 camas disponibles y solo 15 ocupadas, la mitad de estas en el hospital municipal El Bajío. La situación en el resto de las patologías es similar. De las 709 camas, 286 están ocupadas y 423 están disponibles.

Propuesta de medidas

Hurtado remarcó que en la reunión del COED pedirán que el municipio reabra sus salas de aislamiento para tener un mejor control de los casos activos, que hasta el martes en el departamento cruceño eran 1.115, el triple de hace dos meses.

Adelantó que un estudio de seroprevalencia permitirá planificar mejor las estrategias en cada municipio de acuerdo a su realidad.

Hurtado destacó que se logró consolidar 200 camas en hospitales de tercer nivel, en distintos servicios y solo se tiene 70 ocupadas.

Además, dijo que se está trabajando con todos los niveles de gobierno, pero que la irresponsabilidad de la población sobrepasó los servicios que se habilitaron.

“Hemos sido rebasados, si la población no ayuda con el distanciamiento y barbijos, vamos a estar en una situación dramática. En un lugar hay 20 fiestas en un manzano, en otro hay 15”, señaló.

Hurtado adelantó que no se recomendará flexibilizar la circulación en esta época de fiestas de fin de año, que en su mayoría inician a la medianoche. “Al contrario, vamos a pedir que se cumplan los horarios (hasta la 1:00), que haya operativos. Navidad es una fiesta familiar, no hay que tergiversar la festividad, no es sinónimo de boliches y discotecas”, reflexionó.

La lucha desde marzo

El temido ingreso del virus se concretó en el país el 10 de marzo, cuando se confirmaron los dos primeros casos importados en el país, uno de ellos en Santa Cruz y otro en Oruro. Desde ese día todo cambió y el sistema de salud tuvo que abocar todo su esfuerzo para equipar y preparar los hospitales que fueron rebasados y todas las demás enfermedades quedaron relegadas.

La población también reaccionó a lo desconocido. La primera paciente, una mujer de 65 años del municipio de San Carlos, se la denominó la paciente cero. Pasó a la historia como la primera persona en recibir el diagnóstico positivo en Santa Cruz y después de 54 días de hospitalización recién le dieron el alta médica para ir a su casa.

Ella tuvo que enfrentarse al rechazo, al insulto y deambuló por siete centros hospitalarios donde grupos de vecinos y personal de salud pusieron resistencia para recibirla.

Prieto, la exautoridad sanitaria, considera que en el periodo inicial el país perdió una gran oportunidad de prepararse, por eso enfrentó dificultades para comprar equipos que se agotaron en el mundo.

Para contener la propagación del virus el Gobierno decretó la cuarentena total que se aplicó desde 22 de marzo, obligando al confinamiento de las familias, tal como lo hicieron otros países.

Desde el mes de mayo empezó la cuarentena flexible, respetando el grado de riesgo de cada municipio. A partir de ahí el tránsito se fue restituyendo poco a poco y ahora en el país se extiende hasta la 1:00.

En nuestro país, los meses más críticos fueron mayo, junio y julio, cuando se alcanzó el pico más alto de casos positivos y de muertes por coronavirus.

En Santa Cruz, ante la saturación de los hospitales y la desesperación de la gente, se habilitaron los hospitales de referencia, los centros de aislamiento y los domos con camas de terapia intensiva.

En el municipio capitalino se desplazaron brigadas casa por casa para atender y detectar casos de coronavirus, medida que luego se replicó en otras regiones.

La llegada de la vacuna es una tarea pendiente

El Reino Unido marcó un hito en la lucha contra el coronavirus al convertirse en el primer país occidental que inició este 8 de diciembre el programa de vacunación masiva con la dosis desarrollada por la farmacéutica estadounidense Pfizer y la alemana BioNTech.

En Bolivia, el Ministerio de Salud también avanza en la adquisición de la vacuna contra Covid-19, tras sostener reuniones con expertos de organismos internacionales vinculados al área de inmunización. El viceministro de Gestión del Sistema Sanitario, Álvaro Terrazas, dijo que se garantiza a la población boliviana el acceso equitativo y gratuito de la vacuna para combatir el coronavirus.

Las autoridades prevén que en el primer trimestre de 2021 comience la vacunación, porque ya se han tenido acercamientos con representantes de Pfizer, Moderna, Sinovac y Sputnik.

Terrazas recalcó que las dosis serán adquiridas a través de dos vías: mediante el mecanismo internacional Covax y de manera directa por el Estado. El primero cubrirá el 20% de la población y el segundo el 80%, de manera gratuita.



Comentarios