Escucha esta nota aquí

Un día después de confirmarse que, en un mes, Santa Cruz incrementó la tasa de mortalidad por Covid-19 de 3% a 4,3%, se registra otra cifra que preocupa. Este sábado 29 de agosto, el Sedes reporta 57 muertos en el departamento, con lo que se alcanza a 1.799 fallecimientos en más de cinco meses de pandemia.

Marcelo Ríos, director del ente regional de salud, explicó que la cifra se debe a una actualización de la documentación proveniente de las provincias. “Son pacientes que fallecieron en el transcurso de algunas semanas hacia atrás”, aclaró Ríos.

La sumatoria dice que 40 eran hombres y 17 mujeres y que 67% de estos casos eran mayores de 60 años.

La actualización de este reporte indica que Montero tuvo 18 óbitos; San Ignacio nueve; Santa Cruz de la Sierra, ocho; Guarayos, ocho; San Julián, cuatro; Warnes, tres; El Puente, tres; Concepción, tres y San Miguel, uno.

El reporte también da cuenta de que este sábado hubo 94 nuevos contagios, totalizando 40.270 en el departamento, mientras que los recuperados  fueron 509, llegando hasta el momento a registrarse 31.374 personas que han superado la enfermedad.

De los 94 nuevos contagios, 45 corresponden a Santa Cruz de la Sierra, mientras que Camiri tiene 21; El Puente y El Torno, cuatro casos; Boyuibe, Gutiérrez, La Guardia y San Ignacio, dos casos. Cabezas, Charagua, Concepción, Montero, Pailón, Pampagrande, Porongo, Puerto Suárez, Roboré, Samaipata, San Pedro y Vallegrande tienen de a un caso.

De estos casos, 42 son masculinos y 52 femeninos, seis son mayores de 60 años y 23 son menores de 15 años.

Por otro lado, se han procesado 62 pruebas rápidas, que dieron 18 positivos en Santa Cruz de la Sierra.

Ríos también dijo que actualmente hay 114 pacientes en las unidades de terapia intensiva.

La autoridad recalcó: “La pandemia no ha acabado, la pandemia se mantiene, hemos tenido una desaceleración, estamos en un momento de transmisión baja, pero en ningún momento es una situación de control. Eso la población lo tiene que tener claro, por eso la insistencia categórica de que seamos radicales en el mantenimiento de las medidas biosanitarias”.