Escucha esta nota aquí

Lo de ayer fue lamentable y bochornoso. Así lo definen diferentes grupos y profesionales relacionados a los medios de comunicación ¿Qué pasó? Desde la alianza política Creemos convocaron a una conferencia de prensa en su casa de campaña y el equipo de prensa de la Red Unitel, al arribar al lugar, fue recibido con agresiones verbales, amenazas y acoso por personas que portaban insignias de esa fuerza política.

Sin embargo, el equipo de comunicación de Creemos, al pedir una disculpa pública, afirmó que tales personas no son parte de su estructura política, a tiempo de exponer que respetan, valoran y enaltecen la labor de los trabajadores de la prensa.

Tras los gritos de "vendidos", "no los queremos ver" o "fuera de aquí", el equipo de Unitel tuvo que retirarse, pero minutos después los efectivos de seguridad de Creemos respaldaron y garantizaron el ingreso para que los periodistas puedan cumplir con su trabajo.

La situación causó malestar entre los periodistas, por lo que la Asociación de la Prensa Independiente (API) de Santa Cruz envió una carta a Luis Fernando Camacho, líder de la alianza Creemos, para que éste se dirija a sus militantes y no militantes (pero que portan insignias de Creemos) y llame al cese de agresiones contra periodistas y camarógrafos.

"La reciente indignante, reprochable e inaceptable agresión verbal viene a sumarse a otra similar contra el mismo medio televisivo", refirió la carta, en referencia a otro hecho que se dio horas antes por parte de estos grupos afines a Creemos, por lo que se exige la explicación y aclaración que garantice la tarea de la prensa.

Desde el directorio de API Santa Cruz resaltaron que la libertad de prensa es uno de los pilares fundamentales de la democracia y pueden dañarla quienes no la respetan ni la protegen