Escucha esta nota aquí

La bancada de Creemos rechaza la decisión del ejecutivo de abrogar el decreto supremo que permite las exportaciones y considera que es un paso atrás para el desarrollo. Adelanta que presentará una interpelación al ministro de Economía en la Asamblea Legislativa.

El presidente de la brigada parlamentaria cruceña, José Carlos Gutiérrez, ve en la medida un interés político que se antepone a la realidad económica. Para el diputado, la medida supone una vuelta a “los controles de exportación para ahogar a los productores”.

Ante la medida asumida por el ejecutivo, Creemos propone “un diálogo con todos los sectores para crear un comité de defensa del desarrollo y la exportación en el país”. Para ello, convocarán a parlamentarios, fuerzas productivas, comité cívico y otras entidades que representen al sistema productivo nacional.

Gutiérrez califica el control de las exportaciones como un sistema de extorsiones a los productores ya que “quieren que un funcionario público vigile nuestro desarrollo, nuestro trabajo”. Ante el déficit comercial que se extiende por cinco años, propone que “nos abramos al mundo y no castigar a la gente que quiere crecer”.

Por su parte, el portavoz de la agrupación Creemos, Erwin Bazán, señala que “nunca estuvo en peligro la seguridad alimentaria”, principal argumento del gobierno para abrogar el decreto.

El diputado considera que “la libre exportación es un incentivo a la mejora y al aumento de la productividad y por tanto, genera mayores fuentes de empleo”.

Más bien, Bazán califica como una medida política y no económica la decisión del ejecutivo. Acciones como la asumida “buscan ahogar el desarrollo, buscan ahogar Santa Cruz” y suponen una afrenta para aquellos que tienen una visión de país diferente. No hay que olvidar, alude Bazán, a los casos de persecución judicial.

Comentarios