Escucha esta nota aquí

Tal y como se anunció, la ruta internacional Nº 9, que conecta Santa Cruz con la ciudad fronteriza de Yacuiba, fue nuevamente bloqueada por los movimientos sociales que tomaron el Comité Cívico de Camiri y obligaron a renunciar a su presidente Carlos Lazarte. El bloqueo de carretera tiene carácter indefinido.

Los grupos movilizados exigen una respuesta de las autoridades sobre la habilitación de la firma del alcalde Carlos Gambarte, lo que solucionaría en parte la crisis municipal, que ya lleva varias semanas. Los pobladores piden la construcción de un hospital de tercer nivel en Camiri y la presencia de autoridades del Viceministerio de Autonomías, del Ministerio de salud y de la empresa estatal YPFB para responder a sus demandas.

Iver Salazar, dirigente de comerciantes y que encabeza la movilización, señaló que hasta el momento no recibieron respuesta  a ninguna de las demandas planteadas. Dijo que la medida de presión responde a las resoluciones del cabildo y tiene carácter indefinido. 

“Sin embargo, haremos evaluaciones diarias en espera de una respuesta positiva a las demandas que no son de un grupo sino del pueblo todo”, señaló.

La salida del presidente cívico

Sorpresivamente, el presidente del Comité Cívico de Camiri, Carlos Lazarte, presentó su carta de renuncia con carácter irrevocable, arguyendo ataques y amenazas que hubiera recibido en las últimas horas por los grupos movilizados, que también tomaron la instalaciones de la entidad cívica camireña.

“Las mentiras, calumnias y la mala propaganda de una minoría ha calado en el pensamiento de mucha gente, que implícitamente, con su duda, indiferencia y hasta condena, se pone al lado de los violentos”, señala parte de la carta de renuncia.

Lazarte asegura que nunca ha tenido interés político alguno, tampoco la intención alguna de prorrogarse en sus funciones al frente del Comité Cívico, tal como fue denunciado por el sector que tomó las instalaciones de la entidad.

Por sucesión, la presidencia del Comité Cívico quedaría a cargo de Andrea Quiroga (foto), quien manifestó su disposición para asumir ese desafío y confirmó que Lazarte y sus familiares recibieron, a través de las redes sociales, amenazas incluso en contra de su integridad

“La carta será considerada por el directorio del Comité Cívico y, en caso de ser aceptada, asumo con gusto la responsabilidad de dirigir a nuestro ente moral en estas difíciles condiciones”, señaló Quiroga.