Escucha esta nota aquí

Teresa Guillermina Coaquira Laurente niega haber ayudado a su esposo a huir hacia Perú, sin embargo, el fiscal José Parra señaló que un cruce de llamadas entre ella y su pareja, Luis Antonio Salas Aguilera, corrobora que lo ayudó a cruzar la frontera en compañía de una coterránea suya. Salas es buscado por el homicidio de Luis Fernando Sempértegui, a quien propinó un golpe con una manopla la mañana del 11 de diciembre fuera del local Luna Park. 

Escuetamente la mujer pidió perdón a la familia del fallecido y sin mucha convicción, apenas con un hilo de voz, alcanzó a decir que esperaba que su marido se entregue. La mujer fue imputada por el delito de complicidad en homicidio, delito por el que podría enfrentar una pena de hasta 10 años, señaló Parra. 

Según las indagaciones, Salas viajó a La Paz el mismo día del suceso fatídico y el día 13 recibió la noticia de parte de su esposa a través de una llamada telefónica en la que le comunicaba que Sempértegui falleció. Según las indagaciones, Coaquira envió a su esposo junto con una coterránea suya que ya está identificada, para que le ayude a cruzar la frontera por Desaguadero y llegar a Perú, lo cual está certificado a través de Migración. “La Policía peruana ya tiene conocimiento de esto y estamos a la espera de la captura y la expulsión de ambos para que enfrenten el proceso en nuestro país”, dijo Parra. 

Mientras tanto, la mujer pasará a Palmasola a pagar por un hecho que originó su marido. “No sé nada, no hubiera querido que pase esto. Tengo una hija de tres años por quien vivir”, balbuceaba. 

Luna Park pide reabrir
El problema legal derivado del homicidio suscitado fuera del local Luna Park, ha hecho que sea precintado y no puedan atender al público.

Nando Barba, propietario del local, manifestó que ha presentado dos memoriales a la Fiscalía explicando el perjuicio ocasionado y el derecho al trabajo que tienen las 40 personas que trabajan en ese negocio. Herland Salas, abogado de la familia de la víctima, ha manifestado que más allá de que la pelea se haya originado dentro, no se querellarán contra el local, mientras el fiscal Parra indicó que la situación será evaluada una vez se realice la reconstrucción de los hechos. Barba señaló que esperarán para no entorpecer las indagaciones, pero lamentó el perjuicio que les conlleva. “Nosotros prestamos auxilio a la víctima, avisamos a la Policía a tiempo para que detenga al agresor; lamentamos profundamente lo que sucedió, pero también hay familias que necesitan trabajar”, dijo.

Por otra parte, reconoció que no se cumplía con la norma de atender solo hasta las 3:00 y que es algo recurrente en muchos locales nocturnos de la ciudad. “Las cámaras no mienten, se ve la hora en que sucedió, es algo de lo que debemos tomar conciencia todos los boliches de la ciudad”, afirmó. 

A su vez, el jefe de Fiscalización y Control de Expendido de Bebidas Alcohólicas de la Alcaldía, Miguel Ruiz, señaló que una vez se proceda a la reapertura de Luna Park, se harán controles para verificar su horario de cierre. “Hay locales que cierran a las 3:00, pero con las puertas cerradas siguen atendiendo hasta las 5:00 o 6:00”, dijo, a tiempo de afirmar que no es un problema solo de ese local sino en toda la ciudad. 

LAS MEDIDAS

Buscan a otros cómplices
En cuanto a las otras tres personas que son buscadas, Denis Omar Ponce Trigo, Franklin Chávez Cuéllar y Alio Salvatierra Bañón, la Policía continúa en operativos para dar con sus paraderos.

Coordinación para controles
Sobre el motivo por el cual no se lo ha hecho antes, Miguel Ruiz indicó que no tienen tuición para entrar a un local que está funcionando fuera de horario y que el trabajo se lo debe coordinar con la Policía y la Fiscalía, además de que en las últimas semanas el personal ha estado abocado a los controles en el traslado de mercados.

Vecinos están cansados 
Los locales del segundo anillo y avenida Virgen de Cotoca, aledaños a Luna Park, son un dolor de cabeza para los vecinos de la zona, que piden el cierre de estos ‘boliches’ o que se les controle que atiendan solo hasta las 3:00 como dispone la ley. Indicaron que si bien cierran sus puertas a esa hora, atienden con música y bebidas hasta las 7:00 o más, “de lunes a lunes”, y que las peleas y problemas son frecuentes.