Escucha esta nota aquí

La cuadrilla de bomberos voluntarios del grupo Funsar descansó un par de horas en su base de Taperas y a las 16:00 se dirigió a la zona de Santa María, unos 45 km al sureste, a tratar de apagar un fuego persistente.

El grupo liderado por los Callaú, Chuny y Runny, está reforzado con bomberos de Cochabamba, con los que han conformado una cuadrilla de 70 personas entre operadores y asistentes.

Chuny Callaú informó de que el incendio que arreciaba por el lado norte de Taperas ha sido prácticamente sofocado, pero siguen alerta, pues el viento puedes avivarlo en cualquier momento debido a que la vegetación seca es un polvorín.

En Taperas y los alrededores el sol se ocultó a tempranas horas de la tarde. Una, porque el humo se ha elevado y otra, porque algunas nubes asomaron e incluso dejaron caer una lluvia moderada en Quimome y en Aguas Calientes, causando el júbilo de los vivientes.

Funsar tiene su base en la casa del abogado Pablo Chávez, en Taperas, que les da cobijo y hasta alimentación, desde hace 10 días. "Han bajado los incendios, pero todavía hay focos de calor concentrados en la madera que ha estado ardiendo. Por eso, uno no puede cantar victoria cuando ellos apagan un incendio, pues el fuego puede aparecer otra vez con la aparición del viento. Sin embargo, estas nubes nos dan la esperanza de lluvias", dijo Chávez.

Comentarios