Escucha esta nota aquí

El ataque por aire a los incendios que afectan al departamento de Santa Cruz toma impulso con el envío de cuatro hidroaviones que se desplegarán hasta la zona de Copaibo, en el municipio de Concepción, y la llegada de grupos especiales de las Fuerzas Armadas, según el ministro de Defensa, Fernando López.

El ataque también será por vía terrestre y para facilitar la llegada de las aeronaves no se descarta abrir una pista de aterrizaje en la zona de Copaibo, distante a 145 kilómetros de la localidad de Concepción.

"La mejor defensa es el ataque, vamos  a hacerlo con hidroaviones", apuntó la autoridad, a tiempo de indicar que, hasta ayer, se registraron 22 puntos de fuego y 45.000 hectáreas afectadas. "Queremos acortar el tiempo y que (las aeronaves) hagan la mayor cantidad de descargas", manifestó.

No obstante, será la experiencia de los militares la que definirá la pauta a seguir. Mientras tanto, se espera la llegada del combustible para los cuatros hidroaviones dispuestos por el Estado; se lo está transportando en cisternas por vía terrestre. Además, se apunta a llenar los tanques de agua con la represa de Concepción, como alternativa principal.

No hay lluvia

Lamentablemente, los reportes señalan que la lluvia que se registra este jueves en la capital cruceña no llegó a la Chiquitania, por lo que el factor climático no juega a favor hasta ahora. 

López dijo que los voluntarios que tengan la intención de ayudar en la zona no deben hacerlo por su propia cuenta, sino que deben pasar por la planificacion y el test necesario para confirmar que están capacitados para combatir las llamas.

"Los voluntarios deben sumarse a los planes. Nadie está autorizado a entrar a apagar el fuego por más que tenga el mayor espíritu de colaboración", concluyó el ministro.