Escucha esta nota aquí

Tres de cada diez personas contagiadas por Covid-19 son asintomáticas, es decir, el 30% de los pacientes registrados no muestra síntomas. Con estos datos, el director de Servicio Departamental de Salud (Sedes) de Santa Cruz, Marcelo Ríos, reprendió a la población que atenta contra su propia salud y la de su entorno al ser parte de aglomeraciones o movilizaciones ciudadanas o políticas.

Si bien las manifestaciones son legítimas, Ríos explicó que estas situaciones conllevan a que el número de casos positivos y contagios aumente, en un momento en el que Santa Cruz alcanzó el millar de muertes por Covid-19, mientras en el resto de departamentos se contabilizan otras 1.720 muertes, de acuerdo al informe del Ministerio de Salud.

"La cantidad de fallecidos aumenta y la gente que está en concentraciones públicas o manifestaciones donde hay que gritar, cantar o coordinar lleva a que haya una exageración en la exhalación de aire", enfatizó el galeno a EL DEBER.

Es de esta manera y sin percibirlo que los casos positivos aumentaron, en un contexto en el que los centros de salud se han visto desbordados y donde se presentan problemas por la excesiva cantidad de pruebas que deben realizar los funcionarios de Salud a los casos sospechosos.

"El 30% de los pacientes son asintomáticos. Las personas siguen sin tomar en cuenta las medidas de protección y están incumpliendo dos medidas: no hay distanciamiento y no hay barbijos, esto asegura el contagio y el problema es que esa persona expone también a su familia. Eso es atentar contra la vida", comentó con preocupación

Ríos enfatizó que las personas con síntomas puedan permanecer en los centros de aislamiento para evitar el contagio y pidió a la población exigir garantías en las instituciones públicas y transporte público, ya que están obligados a cumplir con las normas de bioseguridad.