Escucha esta nota aquí

Por: Carlos Quinquiví

En medio de la cuarentena por el Covid-19, y de una persistente llovizna, fue enterrado hoy, el último benemérito de la guerra del Chaco, Abelino Alcocer Vaca, en San Ignacio de Velasco.

Sus restos mortales recibieron honores militares y un homenaje póstumo en el Comando del Regimiento de Infantería X General Ignacio Warnes.

Entre la curiosidad y el llanto, mucha gente llegó al cementerio general para presenciar el último adiós a un héroe nacional nacido en tierras chiquitanas.

Un oficial del Ejército boliviano entregó la tricolor nacional a la hija del benemérito, Guísela Alcocer, mientras sonaba el clarín de la banda de música con el tradicional silencio de despedida y sonaron descargas de fusiles.

Alcocer, a sus 17 años, vistió el uniforme de la patria en filas del Ejército. Participó del asalto que realizaron las tropas bolivianas al Fortín Boquerón, durante la contienda bélica que enfrentó a Bolivia y Paraguay y que se inició en 1932 finalizando con el cese de hostilidades en 1935.

El benemérito era un ciudadano de 105 años que en vida recibió muchos honores de los tres niveles de Gobiernos y de las Fuerzas Armadas. Vivía en su domicilio ubicado el barrio Pueblo Nuevo de San Ignacio, cuidado por sus hijos.


Comentarios