Escucha esta nota aquí

Las nuevas medidas de posconfinamiento no se cumplen a rajatabla en la capital cruceña, por ello la Alcaldía y la Policía decidieron unir fuerzas para realizar operativos.

Un contingente de más de 100 policías y 70 funcionarios municipales se desplegó en las últimas horas para advertir a los dueños de negocios y locales, especialmente lenocinios, lugares de ventas de bebidas alcohólicas y comida, que serán sometidos a multas y sanciones en caso de no apegarse a las disposiciones sanitarias.

De acuerdo a la normativa vigente, los espacios gastronómicos y comerciales tienen luz verde para atender al público de lunes a viernes en horario de 06:00 a 19:00 y los fines de semana de 06:00 a 15:00. Durante los operativos se constató que estos horarios no se cumplen.

El secretario de Seguridad Ciudadana del Gobierno Municipal, Carlos Méndez, manifestó que los operativos se realizaron en la Villa Primero de Mayo, pero también habrá controles en otros 10 puntos de la ciudad donde se presentan este tipo de faltas a la normativa.

Por su parte, Rodolfo Montero, comandante general de la Policía Boliviana, indicó que se conformarán grupos especiales para realizar operativos en los barrios y frenar la presencia de pandillas. Además, convocó a la población a cumplir con las normas.

La normativa emitida por la Alcaldía cruceña enfatiza que los negocios tienen permitido trabajar, pero que los que incumplan las medidas vigentes serán sancionados con una multa equivalente al doble del importe anual por concepto de patente a la actividad económica correspondiente a la gestión 2019.

La multa deberá ser pagada en medicamentos para el tratamiento de pacientes con Covid-19, conforme a requerimiento de la Secretaría Municipal de Salud. "La reincidencia del incumplimiento dará lugar al cierre temporal del establecimiento", reza la disposición de la municipalidad.