Escucha esta nota aquí

La Defensoría del Pueblo anunció que velará para que los administradores de Justicia obren de acuerdo a ley, después del deceso de tres personas que fueron atropelladas en el municipio de Puerto Suarez por un policía ebrio, quien ya fue dado de baja de sus funciones por la institución verde olivo y es acusado por la presunta comisión del delito de homicidio, lesiones graves y gravísimas en accidente de tránsito. 

El hecho se dio el miércoles al final de la tarde y el coordinador regional de la Defensoría del Pueblo en Puerto Suárez, Carlos Lara, expuso que se busca el acercamiento entre una comisión de la Policía Boliviana y familiares de las tres personas fallecidas

El subcomandante departamental de la Policía, Richard Cordero, expresó que el delito cometido es personal y que no protegerán a nadie, por lo que el autor ha sido puesto a disposición de las autoridades jurisdiccionales quienes definirán su situación jurídica. De momento, el ahora expolicía está detenido en el penal de Palmasola.

Entretanto, la Policía se responsabilizó, como un gesto solidario, de los gastos funerales, sin que ello signifique asumir institucionalmente el daño civil emergente por el que debe responder el autor del fatal hecho de tránsito. Es más, desde el Viceministerio de Régimen Interior apuntaron que no protegerán al conductor ebrio, sino que se constituirán como parte del proceso que se abra en su contra.

Por su parte, los familiares reiteraron su pedido de justicia por la muerte de sus seres queridos y deslindaron toda responsabilidad con relación a los destrozos y la quema de las instalaciones de la Policía de Tránsito.

Lara censuró las agresiones en contra de los policías que se encontraban de servicio al momento de las acciones violentas y quema de la edificación Policial. Incluso, apoyaron con una cisterna para controlar el fuego y acudieron a técnicos para el corte de la energía eléctrica y evitar que el fuego se propague a otros domicilios.