Escucha esta nota aquí

En medio de un sembradío de coca en la zona conocida como Mariposas, en la central 6 de Agosto del Sindicato San Joaquín, fue encontrado el cuerpo sin vida de Julio Olivera Rojas (40).

El cadáver, que fue reconocido por la esposa del fallecido, María Luz Ramírez Tango, estaba en medio de las plantas de coca, boca arriba y al examen externo se observaban múltiples lesiones.

De acuerdo con el reporte policial de los agentes de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) de Ivirgarzama, el cuerpo no tenía los dos ojos, además de presentar varias heridas, presumiblemente producidas por golpes con algún objeto corto-punzante, por lo que se deduce que el hombre fue torturado antes de morir.

Además, los informes preliminares dan cuenta de que el hombre murió alrededor de unas 15 horas antes de que la Policía encuentre el cadáver. Otro detalle es que el hombre no murió en el lugar donde fue hallado, por lo que se presume que lo asesinaron en otro sitio y lo llevan a tirar hasta el cocal de forma premeditada.

Los restos fueron analizados por los peritos del Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF) y los agentes de la Felcc han comenzado a buscar información del fallecido y de las personas de su entorno cercano. Según los datos de sus familiares, el fallecido era agricultor y su cuerpo fue encontrado la mañana el sábado.