Escucha esta nota aquí

Los últimos hechos delictivos en los que se ha visto involucradas a personas en situación de calle, han generado una alerta en la Policía.

El fin de semana un padre de 45 años y su hijo de 18, fueron detenidos y sindicados por el delito de violación agravada, luego de que la Policía los encontrara reteniendo a una adolescente de 16 años, que denunció que la violaban y la mantenían en el lugar en contra de su voluntad, en un edificio a una cuadra y media de la Gobernación  de Santa Cruz, en la avenida Omar Chávez.

En días pasados investigadores de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) detuvieron a tres varones, que dicen vivir en las calles y fueron sorprendidos cometiendo robos.

Uno de ellos trató de robar una oficina municipal, mientras los otros dos amedrentaban a las personas con un cuchillo y les quitaban los objetos de valor.

“Nosotros realizamos operativos integrales de control, pero estamos intensificando las acciones en coordinación con las demás unidades policiales”, dijo el comandante departamental de la Policía, José Enrique Terán.

La autoridad policial insistió en que proteger a niños y adolescentes es una tarea delicada, difícil, más aún cuando quienes se involucran en delitos penales son personas en situación de calle.

Los informes policiales señalan que en todo este tiempo de pandemia, la Felcc y otras unidades atendieron una serie de robos de especies, especialmente en inmuebles cerrados, en oficinas que están en los alrededores del centro de la ciudad y otros espacios.

Terán lamentó el último caso en el que se involucra en una violación a un padre y su hijo, ambos en situación de calle.

El jefe policial indicó que se vienen realizando tareas conjuntas con la Alcaldía y la Gobernación, pero no hay la suficiente capacidad en los albergues para rehabilitar a estas personas, que en la mayoría de los casos son adictos a algún tipo de sustancia controlada.

“Esto es muy lamentable, nosotros como la Policía necesitamos de otras instituciones cuando ejecutamos operativos, para que hagan lo posible en la rehabilitación de estas personas para reinsertarlas a la sociedad”, comentó Terán.

El director departamental de la Felcc, Rubén Barrientos, pidió a la población denunciar los hechos donde se vean involucradas personas en situación de calle para iniciar procesos penales y detener a los que son identificados como delincuentes.

Finalmente, el comandante Terán, informó que el abuso sexual de la adolescente se suma a otros casos delictivos, entre los que figuran una cadena de robos que se han venido registrando en tiempos de pandemia por personas que viven en las calles o en los canales de drenaje.

Guardaron silencio

El padre (45) y el hijo (18) que están implicados en la violación a la adolescente, a la que habrían mantenido encerrada durante más de cinco meses en un alojamiento, fueron enviados preventivamente al penal de Palmasola procesados por el delito de violación agravada.

Ambos sujetos se ganaban la vida cuidando y limpiando vehículos en diferentes puntos de la ciudad.

Los últimos informes de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (Felcv) y de la Fiscalía, dan cuenta que la menor fue dada por desaparecida por sus padres desde el 31 de marzo.

En la entrevista del personal de la Felcv y las sicólogas de la Defensoría de la Niñez, la muchacha relató que fue encerrada  en una habitación donde sus captores la hacían consumir bebidas alcohólicas por la fuerza y la violaban de manera permanente.

En parte de su testimonio,  indica que cuando ella se resistía, era agredida por los dos sujetos.

EL DEBER pudo verificar que el local de la calle Pauro 63 B, de la avenida Omar Chávez, de donde fue rescatada la adolescente, es un edificio donde solo se observa letreros de cuartos en alquiler y en anticrético.

La adolescente ya fue entregada a sus padres, que tienen su casa en una provincia, cuya Defensoría de la Niñez ya les brinda atención.