Escucha esta nota aquí

Una joven de 18 años, carente de dinero y con su padre al borde de la muerte por el Covid-19, se vio obligada a aceptar propuestas sexuales de un trabajador de un centro médico de la Villa Primero de Mayo; sin embargo, su vida se convirtió en un calvario porque empezó a ser extorsionada por el hombre, llegando incluso a recibir amenazas con la publicación de fotos íntimas, si es que la muchacha no accedía a sus pedidos.

La denuncia fue sentada en la Unidad de Víctimas Especiales (UVE), que inició de inmediato las investigaciones y emitió la citación en contra del trabajador de salud por los delitos de supuesta extorsión y acoso sexual.

Según la denuncia, el hombre era vecino de la víctima y se aprovechó de la enfermedad de su padre, que estaba con Covid-19, y le prometió hacerle un tratamiento con medicamentos adecuados, pero a cambio de favores sexuales, a los cuales la muchacha aceptó. 

Una vez que el inescrupuloso sujeto le suministró medicamentos al padre de la joven, abusó de ella. Sin embargo, la denunciante señala que después su vida se convirtió en una pesadilla, pues el hombre empezó a acosarla mediante llamadas de WhatsApp enviándole fotografías comprometedoras que le había tomado sin su consentimiento.

Según la denuncia, el trabajador de salud le pedía a la joven volver a verse para tener relaciones sexuales, caso contrario  enviaría fotos íntimas a su madre, que también se encuentra postrada en cama con cáncer. 

La denuncia señala que en una oportunidad el abusador llegó hasta la casa de la joven y ella en un momento de desesperación se cortó las venas con un estilete. Sin embargo, las amenazas y extorsiones a través de mensajes siguieron. 

Cuidado con pedir ayuda, no quiero saber que estés hablando con nadie, peor pidiendo ayuda”, decía un texto que ella recibió en su celular. Ahora la Unidad de Victimas Especiales sigue el caso con un fiscal asignado.