Escucha esta nota aquí

Mientras que un grupo de periodistas, fotógrafos y camarógrafos de diferentes medios de comunicación se mantenían en vigilia en las afueras del Ministerio Público, al igual que aproximadamente otras 100 personas, aguardando la salida del líder cívico del Comité pro Santa Cruz, Rómulo Calvo, quien declaraba por el proceso que le siguen por el caso 'Caja Petrolera', varios trabajadores de la prensa fueron víctimas del robo de sus celulares.

Cuando Calvo salía de la Fiscalía pasadas las 13:00 de este lunes, tanto los trabajadores de la prensa como la decena de personas que se dieron cita al lugar desde las 8:30, como muestra de su apoyo, lo rodearon en cuestión de segundos uno de los afectados se percató que ya no tenía su celular que guardó en su bolsillo mientras tomaba fotografías con su cámara profesional.

Juan Carlos Torrejón, fotógrafo de EL DEBER, cuenta que logró grabar con su celular la salida del líder cívico, guardó su dispositivo para tomar fotografías a Calvo, y en menos de un minuto se dio cuenta que le habían robado su dispositivo.

"Me robaron en el momento que salió Calvo, en el bolleo. Todavía he filmado con el celular, lo guardé y después que tomé unas 20 fotos con la cámara, metí la mano al bolsillo y ya no había el celular. Me di la vuelta y vi a un muchacho que se estaba alejando, y grité: 'están robando celulares, tengan cuidado colegas", relata Torrejón.

Todos los periodistas y la gente que hacía vigilia empezaron a buscar sus celulares, pero, desafortunadamente otras dos personas también alertaron que les habían robado sus celulares, un camarógrafo de la red ATB y una tercera persona de las que estaban en vigilia.

"Cuando entre los colegas se dieron cuenta que también le robaron su celular y a otros intentaron robarles, una señora se acerca diciendo que también fue víctima del robo. Con un megáfono otra persona pedía que nos lo devuelvan", acotó.

Torrejón lamenta que los delincuentes aprovechen algunas concentraciones para delinquir, siendo que recién hace dos meses se había comprado su celular. 

"Mi celular era nuevito, hace dos meses lo compré, son 400 dólares al agua y es lo que más duele porque yo me he ahorrado el dinero. El celular anterior ya estaba viejito, ahora voy a tener que volver a ahorrar", expresa Torrejón.

Otros periodistas que hacían la cobertura en el lugar indicaron que también le habían jalado sus cables de los micrófonos y pertenencias cuando la gente los acorraló, pero afortunadamente no sufrieron el robo de sus equipos.

En tanto, tras conocer que hoy al menos tres personas a las que le robaron sus celulares, otros colegas indicaron que en anteriores eventos similares, en la misma Fiscalía, donde la gente se aglomera cuando declara alguna autoridad, también fueron víctimas del robo de sus documentos. 

"Hace dos semanas le cortaron la cartera a una colega y le robaron su billetera. Esta gente está acostumbrada a ir a los bolleos y aprovechan a robar", manifestó.

El fiscal departamental de Santa Cruz, Róger Mariaca, escuchó la denuncia de los trabajadores de la prensa, quien se comprometió en indagar para identificar a las personas que les robaron sus celulares. 

Comentarios