Escucha esta nota aquí

La noche del miércoles en Mairana se produjo un ataque a las instalaciones de la Policía durante una protesta por la retención de dos menores de edad que incumplían la cuarentena por parte de la Defensoría de la Niñez, que los condujo a la comisaría y la Policía convocó a sus padres. 

Esto originó una protesta de parte de los vecinos que alegaban abusos por parte de los agentes, por lo que se originó la agresión. 

"Aprovechando la trifulca utilizando una 'pata e cabra' la celda fue forzada y ahora los dos detenidos están prófugos", indicó una fuente oficial, que pidió mantenerse en el anonimato ante el temor de represalias por gente del pueblo. Así también se señaló que la turba sustrajo las armas personales de los policías, los cuales, golpeados, debieron huir con ayuda de particulares que los trasladaron hasta Samaipata.

Los que ahora están prófugos son los hermanos C. P. y R. P., quienes fueron imputados por la Fiscalía hace un par de semanas por atentado contra la salud pública  debido a que instigaban a la ciudadanía a levantar la cuarentena. Estas dos personas serían partidarias del Movimiento al Socialismo (MAS) y fueron enviadas a cumplir la detención a la carceleta de Vallegrande. Sin embargo, de allí fueron derivados nuevamente a Mairana. 

Como consecuencia de las agresiones, los cuatros policías de Mairana fueron ayudados por particulares a escapar hacia Samaipata; uno de ellos tiene un pómulo hinchado por una pedrada, otro el labio partido por un golpe y otro una inflamación en una rodilla. 

Dos vehículos de la Policía sufrieron la rotura de sus parabrisas y sus llantas fueron pinchadas; la misma suerte corrieron el vehículo particular de un agente del lugar y otro del municipio. El comandante provincial, subteniente Alejandro Leaños, señaló que había emitido un informe de lo sucedido al comando departamental.

Entretanto, los manifestantes alegaban supuestas irregularidades en las detenciones de dos padres de familia de los menores que vulneraron la cuarentena, que fueron llevados a la Policía luego de que la Defensoría de la Niñez los retuviera.

Entre las demandas que exigen los bloqueadores de Mairana están el cambio de la directora de la Defensoría de la Niñez y que la Policía no retorne hasta que se realicen las elecciones nacionales.