Escucha esta nota aquí

“No existe un registro de cuántos bomberos hay en Santa Cruz”, afirmó Enrique Bruno Vega, quien lideró la conformación de la unidad de bomberos voluntarios de Fundasol en la década de los ‘90.

Ante esta situación, en momentos en que los hombres y mujeres dedicados al trabajo de apagar incendios son calificados como ‘héroes sin capa’ en las redes sociales, EL DEBER se dio a la tarea de realizar un relevamiento de datos de cada una de las instituciones, de los grupos de voluntarios y de recursos humanos, además de conocer la capacidad logística con la que cuentan.

Es así que, con base a datos proporcionados por la Gobernación, las alcaldías, la Policía Boliviana, los grupos de voluntarios e información recabada por los corresponsales de EL DEBER en las provincias, se puede establecer que actualmente Santa Cruz dispone de 3.100 personas con formación de bomberos.

Uno de los parámetros internacionales para conocer la cantidad de bomberos necesarios para una población es la norma 1710 de la la NFPA de Estados Unidos (Asociación Nacional de Protección contra el Fuego, por sus siglas en inglés), que indica que una ciudad debe tener 1 bombero por cada 1.000 habitantes.

Por ejemplo, en entrevista con EL DEBER publicada el anterior lunes, el bombero chileno Pablo Gómez (que ejerció como jefe de logística en 2017, cuando su país fue víctima de incendios forestales), comentó que en el área metropolitana chilena se tiene 7 millones de habitantes y 10.000 bomberos, lo que da como resultado 1 bombero por cada 700 habitantes.

En el caso del departamento Santa Cruz, si se hiciera esa relación a escala regional, la cifra parecería alentadora, pues para los 3 millones de habitantes habría 3.100 bomberos, lo que significaría 1 bombero por cada 1.000 ciudadanos.

Sin embargo, debe considerarse que casi dos millones de habitantes están concentrados en la capital, provincia Andrés Ibáñez y, según los datos recabados por EL DEBER, hay 591 bomberos, lo que da una relación de 1 bombero por cada 3.384 habitantes.

La logística, el punto débil

Exceptuando los bomberos de la Alcaldía y de la Gobernación, el resto de los comandantes de los grupos bomberiles reclaman mejores condiciones logísticas, desde la infraestructura para sus bases de operaciones, pasando por los carros bomberos y finalizando en sus equipamientos y herramientas.

A excepción de Bomberos de la Policía, que son atendidos por el Gobierno, el resto, que son fundaciones de voluntariado, dependen en gran medida de programas de responsabilidad social de empresas privadas, de las actividades que realizan para juntar fondos o deben comprarse sus equipos para actuar como voluntarios.

Situación en la capital

En Santa Cruz de la Sierra, hay 591 bomberos, en un 85% activos y el restante, pasivos, es decir, que están capacitados, pero su disponibilidad está supeditada a sus actividades laborales, viajes y otros.

La mayoría tienen formación como bomberos estructurales y forestales, aunque hay algunos, miembros de los grupos voluntarios, con otras especialidades como rescates en altura, en accidentes de tránsito, agua y otros.

Son 11 instituciones las identificadas como cuerpos de bomberos o capacitadoras de personal para esta labor. Las que dependen de algún nivel de gobierno son Bomberos de la Policía, los del COED de la Gobernación y del DEM de la Alcaldía.

A estos, se suman por lo menos ocho fundaciones que cuentan con voluntarios que son Fundasol, UUBR, Rescate Urbano, FunSar, SAR Bolivia Jenecherú, Fundación Bomberos Voluntarios Santa Cruz, CROS (El Torno) y UGR (El Torno).

En las provincias

De los 2.509 bomberos que EL DEBER apuntó en el relevamiento de la información en provincias, 2.209 han sido capacitados por la Gobernación como bomberos forestales en al menos 17 municipios, además de otros 280 por el FunSar en San Ignacio de Velasco, Concepción, Ascensión de Guarayos, San Julián y Puerto Suárez.

Los otros 20 son de Bomberos de la Policía, asignados a la ciudad Montero.

Enrique Bruno Camacho, director de Seguridad Ciudadana de la Gobernación, señala que dan capacitaciones a funcionarios municipales, voluntarios y militares. “La formación que reciben es 100% de bomberos forestales”, apuntó la autoridad.

Asimismo, explicó que se dota de indumentaria y materiales a la gente capacitada, lo cual se hace cada año considerando, en la cuestión humana, por ejemplo, la rotación anual de los soldados de los cuarteles y en la cuestión de equipamiento, el desgaste que sufren los materiales según el tiempo de exposición que tengan en los incendios.

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios