Escucha esta nota aquí

Se apagaron los incendios forestales que afectaban al departamento cruceño y se desactivaron las alertas roja, naranja y amarilla para activar la verde, que muestra el estado de normalidad en lo que se refiere a la situación de riesgo por ocurrencia de incendios forestales. Ahora, las autoridades activaron la alarma para combatir posibles inundaciones que se prevén por la temporada de lluvia.

La exsecretaria de Medio Ambiente y ahora secretaria General de la Gobernación, Cinthia Asin, informó que este año se atendieron 348 emergencias por incendios forestales. Remarcó que la temporada más complicada por el fuego fue entre los meses de julio y noviembre.

De acuerdo con la evaluación del Comité de Crisis, este año hubo mayor cantidad de emergencias por incendios forestales (348) en comparación con el año pasado (307). “Gracias al trabajo mancomunado se ha logrado que la afectación por hectáreas sea menos de la mitad que el año pasado (2.079.000 hectáreas en 2020 y 4.200.000 en 2019)”.

Según el vocero de Comité de Crisis Permanente de la Gobernación, Luis Alberto Alpire, fueron 22 municipios que tuvieron que combatir el fuego este año, por lo que se desplegó toda la ayuda necesaria con los grupos de bomberos y voluntarios que ayudaron en la mitigación de las llamas.

También informó que los focos de quema este año (hasta el 7 de diciembre) alcanzaron a 57.686, es decir, más que en 2019 cuando se contabilizaron 55.975, por lo que considera que la actuación coordinada fue lo que permitió que en esta gestión hubiera menos hectáreas afectadas por el fuego.

La autoridad indicó que, aunque los incendios fueron mitigados, el Sistema de Alerta muestra que hay 64 focos de quema en 15 municipios, pero hoy se esperan lluvias en estos lugares lo que hace descartar el riesgo de que se puedan reactivar.

La temporada de lluvia

La secretaria General hizo notar que los datos del Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi) y las estaciones agrometeorológicas que tiene la Gobernación indican que en los próximos meses van a registrarse lluvias en casi todo el departamento, principalmente en zonas donde también fueron azotadas por el fuego, es decir, en las provincias Guarayos, Ñuflo de Chávez, Cordillera y Chiquitos.

En este sentido, el Sistema de Alerta Temprana de Incendios Forestales desactiva las alertas por incendios y activa el estado de normalidad, informó Asin.

Esto permite iniciar las actividades de mantenimiento de las herramientas y maquinaria empleadas en la emergencia por incendios forestales.

Los dos últimos incendios que fueron apagados afectaban al municipio de Pailón, uno en el Parque Kaa Iya y otro en un predio privado, por lo que ahora no se registra ninguna emergencia en el departamento.

El secretario de Desarrollo Productivo indicó que ahora el Comité de Crisis es permanente, por lo que ahora que la fase de emergencia por los incendios está finalizando, comenzaron a prepararse para encarar las emergencias por inundaciones que se puedan presentar. “Ante la época de lluvias, vamos a seguir trabajando para dar respuesta también a esta eventualidad climática de las lluvias que implica inundación no solamente de poblaciones, de municipios, sino también de áreas de cultivos”, dijo Alpire.

Destacó el trabajo del Servicio de Encauzamiento de Aguas y Regularización del Río Piraí (Searpi) que ejecutó defensivos que protegerán las áreas de cultivos de 33 municipios.

Comentarios