Escucha esta nota aquí

Alrededor de siete familias asentadas en el barrio Santa Rita fueron desalojadas esta mañana, confirmó la Policía de Santa Cruz. El predio —situado en el cordón ecológico del río Piraí y a solo 1.000 metros a lado de la Quinta municipal— fue reclamado por la familia Torres Banegas, que consiguió una orden de desapoderamiento a través de la justicia.

Las últimas familias ocupantes de esta propiedad, donde llegaron a asentarse hasta 24 familias, se retiraron de forma pacífica ante la presencia de efectivos de la institución del orden. Se marcharon pero no escondieron su pesar por abandonar el lugar que habían ocupado.

El cordón ecológico es la franja donde se ubica el bosque de protección del Piraí y que, según la Ley del Plus Santa Cruz, se extiende en un radio 1.000 metros para ambos barrancos del caudal y a lo largo de todo el río.

De acuerdo a la norma, esta zona no admite asentamientos ni obras de infraestructura, dado que se podría afectar la cobertura vegetal que protege a la ciudad de una inundación, como la que azotó a los cruceños durante el turbión de 1.983. 

Según el reporte de la red Unitel, algunos vecinos desalojados sugirieron que un senador interesado hizo valer sus influencias. Este hecho fue descartado por el abogado de la familia Torres Banegas.

A fines del mes pasado, el senador demócrata Carlos Pablo Klinsky dijo a EL DEBER que el terreno ocupado por el asentamiento de Santa Rita es de propiedad de la familia de su esposa y que él actuó como apoderado, pero que dejó que los abogados se hagan cargo para que no se diga que él usa su estatus de autoridad para favorecerse.