Escucha esta nota aquí

"Para pensar en el desconfinamiento de la población, lo primero que hay que atender es la situación crítica de los centros hospitalarios. Según el revelamiento del Comité Departamental de Salud hay varias necesidades que no han sido atendidas en los centros hospitalarios, que están al borde del colapso, por lo que urge ampliar el número de camas hospitalarias". Así de categórico fue el presidente del Colegio Médico Departamental, Wilfredo Anzoátegui, que planteó las demandas de los médicos y de los profesionales de salud -plasmadas en un documento-, en la reunión del Centro de Operaciones de Emergencia (COED).

Según este documento, los problemas de saturación se dan principalmente en los hospitales de segundo y de tercer nivel.

En los centros municipales Villa Primero de Mayo, Plan Tres Mil, Bajío de Oriente y Francés se evidenció que no quedan "camas ni medios para recibir más pacientes de coronavirus y que las salas de Emergencias disponen de solo siete camas y algunas camillas, que casi siempre están llenas", dice el documento que se elaboró luego de un revelamiento de datos en todos los nosocomios de la ciudad. También denuncia la falta de ambulancias y las dificultades para diagnosticar a los pacientes, ya que las pruebas demoran entre cinco y siete días.

En los hospitales de tercer nivel: Japonés, Mario Ortíz, Percy Boland y San Juan de Dios, que dependen de la Gobernación cruceña, denuncian que la capacidad instalada se encuentra al borde de colapso, con carencias de equipamiento y materiales.

El personal, asimismo, dice sentirse engañado porque les prometieron que no llevarían pacientes con coronavirus y que estos serían trasladados hasta los hospitales centinelas: Pampa de la Isla y El Remanso, pero finalmente fueron habilitando áreas para pacientes de Covid-19.

En los tres niveles de atención la queja común es la falta de equipamiento de bioseguridad, que se les dota únicamente a los médicos y funcionarios de las atenciones de Covid-19, mientras que el resto está obligado a comprarse barbijos N 95, batas y otros materiales de protección. A esto se suma la falta de recursos humanos para suplir bajas.

El presidente del Colegio Médico Departamental indicó que todas las inquietudes fueron presentadas en un plan de salud al COED y se espera que sean atendidas antes de que se restablezcan las actividades, ya que esto puede dar lugar al repunte de casos y, por lo tanto, aumentar la demanda de atención.

Las acciones

A fin de reforzar hospitales de tercer nivel, la Gobernación ha anunciado la contratación de 721 nuevos funcionarios, entre médicos, enfermeras y auxiliares que se sumarán de manera progresiva a los diferentes hospitales y centros de salud del departamento.

De igual forma ayer habilitaron diez nuevas unidades de terapia intensiva que se suman a las 27 que ya venían operando en las salas de Covid-19, por lo que actualmente se disponen de 27 unidades de terapia intensiva para atender a pacientes de coronavius, así lo informó el secretario de Gobierno de la Gobernación, Vladimir Peña.

El Gobierno Departamental también anunció que en los próximos diez días empezarán a operar los dos domos del Japonés, que dispondrá de 78 unidades de terapia intensiva, con lo que se duplicará la capacidad de las salas de coronavirus.

El gobernador Rubén Costas indicó que ayer llegaron otras 15 unidades de terapia intensiva, de las 125 que ha comprometido el Gobierno y que se trabajará de forma conjunta con la Alcaldía cruceña y otras instituciones en el plan de fortalecimiento de los hospitales.

Por su parte, el Gobierno Municipal tiene como apuesta principal para el descongestionamiento de los hospitales la atención domiciliaria de pacientes, a través de las brigadas que llegan hasta los domicilios de las personas que han entrado en contacto directo con casos positivos para darle atención oportuna y cortar el contagio. También anuncia la habilitación progresiva de camas, empezando en el hospital Bajío de Oriente.