Escucha esta nota aquí

Los incendios forestales están catalogados como la mayor amenaza que presenta el Área Protegida Kaa-Iya en la actualidad, según su Plan de Manejo 2013-2022, debido a las presiones que han ido incrementando de manera exponencial. 

El Proyecto denominado Combate y Prevención de Incendios Forestales nació en respuesta a los incendios surgidos en los años 2018 y 2019, que se aproximaron a los límites del área protegida, a 600 metros al noroeste y a 680 metros al sureste. 

La iniciativa es ejecutada por el Área Protegida Kaa-Iya del Servicio Nacional de Áreas Protegidas (Sernap), dependiente del Ministerio de Medio Ambiente y Agua (MMAyA), junto con GTB/YPFB como aliado y co-financiador. Tiene un doble propósito, generar conciencia de los beneficios del bosque, e impartir conocimiento relacionado a la prevención de incendios forestales

Para fortalecer las acciones, desde octubre del 2019, con el apoyo financiero de Gas TransBoliviano S.A., la cooperación de autoridades locales y el Comité de Gestión del AP Kaa-Iya, se vienen ejecutando acciones del Proyecto de Prevención de Incendios, interactuando con comunidades campesinas e identificando necesidades, dificultades y expectativas. Igualmente, se ha brindado información sobre los grandes beneficios que otorga un área protegida en buen estado de conservación a las poblaciones de su entorno, a la vez se han realizado capacitaciones en el uso responsable del fuego, complementadas con materiales para el uso local.

Para las áreas protegidas nacionales administradas por Sernap/MMAyA, el trabajo cercano con comunidades que están dentro o en las zonas de amortiguamiento externo es de suma importancia para precautelar amenazas surgidas por actividades antrópicas como los incendios. Por ello entre las actividades de los Guardaparques se encuentra la extensión rural en comunidades.

El Cuerpo de Protección del área protegida, en los últimos dos años, entre los meses de agosto y septiembre, ha combatido incendios hasta 46 días y noches, coordinando con diferentes actores en campo, para reducir el peligro de fuego que se aproximaba hacia el Kaa-Iya. 

“El Cuerpo de Protección tiene toda la voluntad, equipo y preparación para el combate de incendios, pero se espera complementar las condiciones; principalmente tener acceso a señal de comunicación para la descarga de imágenes satelitales, tener cisternas móviles, así como apuntar al uso de equipos con tecnología como el dron, para pueda cumplir funciones de monitoreo y control de actividades ilícitas”, reflexiona Jorge Banegas, jefe de Protección del Kaa-Iya, quien ha estado en primera línea del combate de los incendios que amenazaron su lugar de trabajo.

Por otro lado, la pérdida de cultivos por la sequía es un factor común entre las preocupaciones identificadas, surgiendo la necesidad de desarrollar proyectos enfocados en el aprovechamiento sostenible de los recursos naturales y un adecuado uso de suelo. En ese marco, como parte del proyecto se pretende contactar a las comunidades con sus diferentes actores, con el objetivo  de explorar opciones de sistemas agroecológicos y alternativas para preservar sus fuentes de agua naturales.

Foto: El fuego devoró al hábitat de de numerosas especies de animales en la Chiquitania 

Foto: Incendios en la zona sureste, entrando por Roboré para el lado de Ñembiguasu, el área protegida del territorio indígena de Charagua Iyambae, vecina del Parque Nacional ANMI Kaa-Iya

Foto: Liquidando incendios en la zona noreste, fuera del área protegida, por San José de Chiquitos


Foto: Guardaparques rumbo a combatir el fuego del Bosque Seco Chiquitamo, una zona es muy vulnerable, no indicada para quemas. Lo sucedido en 2019 es la prueba