Escucha esta nota aquí

"Espéreme un rato. Me falla un poco la memoria, dice el doctor que es una secuela del coronavirus, pero lo tengo todo anotado", cuenta con franqueza Yanet Ortubé, quien hace más de dos meses dio positivo a coronavirus. A la fecha aún tiene secuelas de la enfermedad, especialmente a nivel neurológico. 

Además de tener diabetes tipo 2, cuando comenzó a experimentar los primeros síntomas de coronavirus, pesaba 121 kilos. Por fiebre elevada, su primer síntoma, acudió al médico, sospecharon de Covid-19 y ella se asustó mucho. "Le dije a mi hermano, que es profesional de salud, que no quería internarme. Hasta llegué a decirle que si pasaba algo, prefería morir en casa. Fue muy duro. Me asusté demasiado. Justo fue cuando todos los hospitales estaban saturados", recuerda Yanet. 

Lejos de esos momentos críticos que pasó, con 17 kilos menos, hoy superó el Covid-19, pero sigue con algunas secuelas. "El cabello se me cae hartísimo. Otra cosa es que tengo confusión. Se me olvidan las cosas. Cuando alguien me dice algo, al rato no sé. Así que lo anoto todo", comenta. 

Como Yanet son varios los pacientes que reportan algún malestar, pese a haber superado la enfermedad. Otro caso es el de Paola G., quien aún tiene dolores musculares y fatiga. Por último, un funcionario público cuenta que luego de un mes de dar negativo sigue con dolores articulares. 

Paola, cada vez que se asusta siente que su corazón late en su garganta, algo que no sentía con tanta intensidad antes. "Dejé de tomar toda la medicación, trato de calmarme. Ya tomé muchos medicamentos y di negativo", comenta mientras agrega que espera que, con el tiempo, le vayan pasando estos dolores. 

El tercer caso es de un funcionario público, que prefiere no identificarse, quien tuvo que ser internado y ocupó oxígeno, pero ya es negativo. Sin embargo, aún tiene dolores musculares y articulares. 

Secuelas en cuatro áreas

El director del Servicio Departamental de Salud (Sedes), Marcelo Ríos, recuerda que las secuelas más frecuentes del coronavirus, identificadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), son a nivel pulmonar, neurológico, sicológico y cardiovascular.  

Ríos agrega que estas secuelas dependen de la gravedad de los síntomas que tuvo el paciente, algunas pueden ir pasando con el tiempo y otras necesitan seguimiento médico

En la revista de neurología Brain se detalla que algunos secuelas neurológicas pueden ser confusión y delirios. Mientras que la sicóloga cruceña Daniela Quiroga agrega que la enfermedad también puede dejar problemas de ansiedad y depresión, que deben ser tratados con un especialista.