Escucha esta nota aquí

Los 30 voluntarios que trabajaron en Taperas, comunidad del municipio de San José de Chiquitos, fueron despedidos con lágrimas y la voz entrecortada por el alcalde Germaín Caballero, que valoró el esfuerzo que realizaron estos hombres durante varios días para apagar las llamas en esta zona a causa de los incendios forestales.

Controlada la situación en este punto, ahora, estos héroes de las unidades Rescate Urbano, Fundasol y Voluntarios de El Torno, partieron a Puerto Suárez, a un llamado que le hiciera a Álvaro Castillo, quien hasta la fecha operaba como Jefe de operaciones en la organización que se hizo en Taperas. Su nuevo desafío, atacar el fuego en el Parque Nacional Otuquis

Las palabras emocionadas de Caballero se dieron en medio del sonar de las campanas de la iglesia de Taperas que repicaron despidiendo a los considerados héroes sin capa.

Se informó también que ante cualquier emergencia que se pueda generar, los grupos Funsar, Direna, Cross, Sar Bolivia, personal del Gobierno Municipal, Guardaparques de Santa Cruz la Vieja y RI 13 están a la expectativa para poder actuar si así se lo requiriera.

Más sobre el tema:

Comentarios