Escucha esta nota aquí

Las personas que fueron detenidas tras los violentos choques en la zona del Plan Tres Mil, entre los movilizados en favor del paro cívico y la gente que apoya al partido en función de Gobierno, no fueron enviadas al penal de Palmasola y deberán guardar detención domiciliaria desde las 18:00 hasta las 6:00 del siguiente día, mientras se concluye con las investigaciones sobre este caso.

Las 13 personas, en su mayoría jóvenes, que fueron presentadas ayer por la mañana ante el juez cautelar Luis Esteban Loza, han sido imputadas provisionalmente por el Ministerio Público por los delitos de organización criminal, sedición y lesiones graves y gravísimas. 

Wálter Suárez, fiscal coordinador de la Fiscalía Departamental de Santa Cruz, presentó a los detenidos ante el juzgador basado en los indicios que se tienen hasta el momento y que apuntan a que los implicados habrían participado de la gresca ocurrida el lunes, poco antes del mediodía, en la zona del Plan Tres Mil. 

Además de la detención domiciliaria nocturna, el juzgador ordenó que los procesados presenten una fianza personal, y sean arraigados para no salir del país. Están prohibidos de concurrir a cualquier tipo de manifestación en la ciudad. 

El abogado de los acusados, Róger Martínez, reiteró que sus defendidos con inocentes y agregó que las medidas sustitutivas a la detención en la cárcel, son de fácil cumplimiento. Los familiares de los procesados calificaron como injusta su detención e insistieron en alegar su inocencia.

Con respecto al pistolero que hirió el lunes a cinco personas en medio del enfrentamiento en uno de los ingresos al Plan Tres Mil, aún no ha sido identificado por las autoridades, que están trabajando en las pericias que permitan dar con él y que responda por lo que ocurrió la noche del lunes.

Solo amagos de pelea

Durante el octavo día de paro cívico en la ciudad, solo se observaron algunos amagos de enfrentamiento en dos puntos de la ciudad.

El primero ocurrió en la zona de la feria de Barrio Lindo, donde los comerciantes conocidos como ‘los mañaneros’ intentaron asentarse y vender como lo hacen habitualmente en los días de feria.

Sin embargo, la presencia de los cívicos movilizados evitó que esto suceda, aunque los comerciantes intentaron provocar a la gente que iniciaba su medida de presión.La situación no pasó a mayores, lo mismo que sucedió en la zona de la refinería de Palmasola. 

Allí, donde el lunes se registraron duros enfrentamientos entre movilizados y personas afines al Gobierno, a media mañana la gente estaba a punto de enfrentarse con una movilización de comerciantes y transportistas que insisten en que las vías sean despejadas.

Afortunadamente y por la presencia oportuna de la Policía, no se registró un nuevo choque entre estos dos bandos, que el lunes ya se enfrentaron dejando a varias personas con heridas en la cabeza y policontusas. 

Por la tarde, en esa zona de la ciudad, se llevó adelante un cabildo numeroso de vecinos que exigen la anulación de las elecciones y que se convoque a nuevos comicios. Hubo presencia policial para evitar disturbios entre los bandos.