Escucha esta nota aquí

El subteniente de la Policía Mier Cabrera, que acabó con la vida de un camarada cuando manipulaba su arma de fuego y un disparo se percutó accidentalmente, se defenderá en libertad de la acusación de homicidio culposo que el Ministerio Público imputó provisionalmente en su contra.


Ayer por la tarde, tras un par de horas de audiencia cautelar, la jueza Nidia Alarcón determinó dictar en contra de Cabrera medidas sustitutivas a la detención preventiva consistentes en su presentación semanal al Ministerio Público, dos garantes personales, el arraigo, la prohibición de acercarse a los investigadores que harán una pericia del arma que él portaba en el momento del hecho de sangre y su detención domiciliaria sin escolta policial, desde las 22:00 hasta las 7:00.


Cabrera acabó con la vida de su camarada Franz Castañeta Quispe el viernes alrededor de las 13:50, cuando estaba intentando registrar un revólver 9 milímetros, de su propiedad, y se le escapó un tiro que acabó con la vida del otro agente, que trabajaba en la oficina de registro de armas.


Castañeta era un policía oriundo y formado en La Paz. Hace poco más de cinco meses que fue destinado a nuestra capital, donde fue velado ayer, aunque sus padres se llevaron el cuerpo para enterrarlo en la sede de Gobierno.

Apelarán la decisión
Elizabeth Rojas, la abogada de la familia de Castañeta, apeló  la decisión judicial al final de la audiencia, ya que sus defendidos piden que el procesado sea encarcelado como lo solicitó la Fiscalía. 
Por su parte, el abogado del subteniente, Wálter Gómez, indicó que no hubo dolo en el accionar de su defendido y reiteró que se trató de un accidente. 

Comentarios