Escucha esta nota aquí

A tres días de la víspera de la festividad de la Virgen de Cotoca los devotos adelantan la visita al santuario para pagar promesas o pedir algún favor a la mamita, pero también para evitar las aglomeraciones y así evitar el contagio de Covid-19 que esta vez obligó a cambiar el programa y suspendió la tradicional peregrinación del 7 y el 14 de diciembre.

Pura Salas Guzmán llegó junto a su familia para agradecer por la salud y pedir que no le falte el trabajo a su esposo. Se trasladaron desde Porongo, aunque esta vez no hizo la caminata, pero al enterarse de que no habría la romería decidió adelantar la visita y evitar exponerse en medio de mucha gente la noche de la víspera.

Consuelo Castedo es la primera vez que hace la caminata ante la Virgen. Llegó para pedir algo especial a la mamita, por eso partió desde la capital cruceña a las 05:00 para evitar el sofocante calor. Caminó tres horas y media para rezar a la Virgen. Cuenta que vivió varios años en Murcia (España) y allá también los devotos se organizaban para hacer la fiesta de la Virgen.

Paola Saucedo (38) llegó ante la Virgen con su familia. Señala que siempre que pueden hacen la visita al santuario para encomendarse a la mamita y para llevar agua bendita a su hogar.

Como ellos cientos de devotos ya adelantaron su visita desde la anterior semana, siguiendo la recomendación de la Iglesia cruceña, de que pueden visitar durante todo el mes de diciembre para evitar el contagio del Covid-19.

Los artesanos y vendedores de masitas y comidas típicas también se preparan para recibir a los devotos con los platos y las masitas típicas cotoqueñas, aunque aseguran que este año la venta no será igual por la suspensión de la peregrinación.

Felicidad Góngora, de la Asociación de Jaleeros 11 de Septiembre, dijo que otros años se alistaban desde octubre, pero ahora harán lo que vean conveniente.

El rezo de la novena

Oremos a María consuelo y esperanza nuestra, es el lema de la festividad de este año. El domingo 29 de noviembre inició el rezo de la novena.

Este año por las restricciones sanitarias a causa de la pandemia, el rezo que acostumbraban realizar las vicarías desde el Santuario de Cotoca, lo están haciendo desde una parroquia asignada por cada vicaría y se transmite por sus plataformas digitales.

Juan Carlos Huaygua, Párroco del Santuario de Cotoca, indicó que mucha gente participa del rezo de la novena en el templo y en la parte interior del santuario, respetando el distanciamiento, por lo que una gran mayoría se conecta a través de las redes sociales.

Indicó que esta última semana se incrementaron las visitas, porque se pidió que la gente aproveche los días de la novena y todo el mes de diciembre para llegar ante la Virgen, para evitar las aglomeraciones de otros años, porque se tienen que cuidar las medidas de bioseguridad.


Los devotos llegan al Santuario para cumplir promesas y hacer pedidos a la milagrosa/Fotos: Ricardo Montero

Comentarios