Escucha esta nota aquí

Reprimida y callando los abusos a los que era sometida por su padre, así vivió una niña durante cuatro años. La pequeña encontró una forma de desahogo haciendo dibujos donde reflejaba la ira, rabia, tristeza y abusos que soportaba de los abusos que cometía su propio padre. Las imágenes alertaron a su madre, quien buscó ayuda y junto a expertos descubrieron que la niña era violada.

La niña confesó a los profesionales que su padre aprovechaba para acostarse con ella y le hacía toques en sus zonas íntimas, incluso aseguró a los sicólogos que fue violada muchas veces.

El hecho fue denunciado y los agentes de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (Felcv) capturaron al agresor, identificándolo como Pablo V. L., de 52 años. 


Un juez determinó enviar a la cárcel al hombre que violó a su hija.  


El comandante departamental de la Policía de Santa Cruz, coronel Erick Holguín, informó que la niña, que actualmente tiene ocho años, sufrió los abusos desde sus cuatro años.

"El autor del hecho es el padre de la víctima, hecho que se suscitaba en el barrio Norte. La menor, en su entrevista, señala que su padre en reiteradas ocasiones la abusó sexualmente", dijo.

El cambio en su comportamiento y físico de la niña, llamaron su atención, y además encontró varios dibujos de tristeza, lágrimas, rabia e indignación, que llevaron a indagar más.

El hombre ya fue puesto ante un juez cautelar, quien determinó su detención preventiva por 180 días en la cárcel de Palmasola. 


Comentarios