Escucha esta nota aquí

Para Jorge Landívar, secretario de gestión del Gobierno Municipal de Santa Cruz, la salud de Percy Fernández es equivalente a un secreto de confesión. 

Tras 13 días de ausencia por un accidente doméstico en que se lesionó la cadera y el hombro, Landívar asegura que no sabe si le pusieron otra prótesis de cadera ni el alcance de sus lesiones, pero asegura que el médico que lo atiende quedó muy contento con su operación, que le exigió someterse a fisioterapia estricta y que por eso fue obligado a quedarse en casa. Para el vocero, a Fernández le quedan dos o tres sesiones más de fisioterapia, por lo que, si no retorna hoy a sus funciones, lo hará el lunes.

“Los aspectos médicos, la intervención quirúrgica la desconozco, siempre he sido cuidadoso en consultar o entrometerme en aspectos que hacen a la vida privada de una persona”, dijo.

Para Landívar, las lesiones y las sesiones de fisioterapia del alcalde no condicionan que él pueda seguir administrando la Alcaldía municipal, “porque eso tiene que ver con el conocimiento, con la decisión y con la lucidez”.

Consultado por qué no se eligió un alcalde interino, para permitirle a Fernández recuperarse tranquilo, Landívar dijo que no hacía falta, que Santa Cruz ya no es una aldea en la que un cacique define todo, que no solo se gobierna a través de una persona, sino a través del Ejecutivo y Concejo Municipal.

Además, asegura que, como funcionario elegido por voto popular, Fernández no está sometido a los rigores del funcionario público (marcado de tarjeta, jornada laboral de ocho horas o asistencia a su fuente de trabajo) y que la sede de sus funciones puede ser cualquier punto de la jurisdicción del municipio de Santa Cruz de la Sierra.

Consultado sobre cómo se puede probar que el alcalde estuvo en funciones durante los 13 días que lleva ausente, Landívar opinó que se podrá ver en función de los documentos que firmó y las instrucciones que dio. Ahí repreguntó si antes de su caída se sabía dónde estaba el alcalde. “¿Antes se sabía de él? Desde donde esté puede despachar sus asuntos”, sentenció.

Sin embargo, Landívar no supo responder qué asuntos trató Fernández durante estos días de ausencia. “Soy secretario de gestión y de coordinación, no secretario general”, aseveró.

Contra la ley de reemplazo

El miércoles, la concejala Rosario Schamisseddine presentó un proyecto de ley municipal para reglamentar la suplencia del alcalde. Esto, para Landívar, va en contra de las atribuciones del Concejo, porque la reglamentación es una competencia del Ejecutivo. La concejala presentó el proyecto porque, ante la falta de estatuto municipal, la suplencia del alcalde se basa en la Ley de Gobiernos Municipales, que establece que el Concejo solo puede elegir un suplente en caso de detención judicial o cuando él mismo solicite licencia. Schamisseddine busca que el Concejo también pueda suplantarlo por ausencia.

Pese a que las leyes municipales tienen el mismo rango constitucional que las nacionales, para Landívar esta norma no prosperaría, aunque la concejala tuviera la fuerza política para aprobarla.



Comentarios