Escucha esta nota aquí

La justicia ordenó libertad con medidas sustitutivas para los cinco jóvenes que durante el día del paro nacional se vieron involucrados en incidentes registrados en la zona del Plan Tres Mil.

La Fiscalía, a través del fiscal Roberto Ruiz, imputó a los jóvenes por delito de destrozos de bienes públicos, por supuestamente haber causado daño material a un vehículo de la Policía.

El fiscal pidió al detención preventiva, pero el juez mixto del Plan Tres Mil, al no encontrar los suficientes elementos de prueba contra los jóvenes, ordenó su libertad con las siguientes medidas sustitutivas: la presentación a firmar el libro a la Fiscalía una vez por semana, dos garantes personales, y la prohibición de asistir a bloqueos o manifestaciones.

Los jóvenes, según sus familiares y su defensa, solo participaron en el día de paro nacional y estuvieron de forma pacífica en puntos de bloqueos. Durante la noche fueron interceptados por grupos de choque del partido del MAS que salieron en defensa de la wiphala.

La jornada de hoy familiares y los integrantes de la resistencia juvenil del Plan Tres Mil desarrollaron una vigilia en defensa de los jóvenes bajo el argumento que "son inocentes" y que "su detención fue un abuso".

Comentarios