Escucha esta nota aquí


Desde que la quinta ola se instaló en el departamento cruceño, unos 40 establecimientos educativos han reportado casos de covid-19 y diez de ellos suspendieron clases temporalmente por los brotes. 

Los escolares son el grupo más afectado en esta nueva escalada del coronavirus, pero las autoridades sanitarias y educativas están esperanzadas en que el receso escolar ayude a cortar la transmisión del virus en este grupo poblacional.

El titular de la Dirección Departamental de Educación, Eliseo Huayllani, confirmó que los estudiantes saldrán de vacaciones de invierno el 4 de julio, por el lapso de dos semanas. Pidió a los padres de familia aprovechar el descanso pedagógico para cumplir con la inmunización, haciendo vacunar a los niños con las dosis correspondientes.

Mientras tanto, recordó que, en una reunión con autoridades locales y sanitarias, además de representantes de los maestros urbanos y rurales, se acordó reforzar los filtros de prevención y la campaña de vacunación contra el covid-19, toda vez que cerca de una decana de centros educativos tuvieron que suspender clases presenciales por siete o 14 días debido los contagios. 

“Se acordó sacar un instructivo para mejorar las estrategias entre los escolares. Se intensificará las actividades de vacunación con el desplazamiento de brigadas a los colegios y se pide a los padres de familia, porteros, profesores y directores que si detectan a un niño con síntomas de fiebre o resfrío se le dé tolerancia para que se quede en casa hasta que supere el cuadro”, indicó la autoridad. 

Según datos del Sedes, en las últimas tres semanas unos 40 colegios han reportado casos y unos diez estuvieron en cuarentena por brotes entre sus estudiantes y docentes. 

La mayoría de los colegios afectados son de la ciudad capital, que también concentra la mayor cantidad de casos de todo el departamento. Los datos oficiales muestran que la semana pasada Santa Cruz cerró con 1.439 casos positivos, de los cuales el 96% (1.382) corresponde al municipio capitalino. 

El ministro de Salud, Jeyson Auza, destacó el cumplimiento de la bioseguridad en las unidades educativas, que obliga a suspender las clases en todo establecimiento educativo que reporte algún caso positivo. “Saludamos que se esté aplicando este protocolo de bioseguridad de retorno a clases”, dijo el ministro. 

Complementó que también se tiene la posibilidad de que en cualquier momento se pueda seguir las clases virtuales, para garantizar el acceso a la educación. 

También reiteró que el país enfrenta la quina ola de la pandemia con seis semanas consecutivas de ascenso sostenido, pero controlado. Remarcó que en la última semana epidemiológica no se reportó ni un solo deceso por covid-19. En los anteriores siete días fueron dos los fallecidos en el país. 

“Estamos trabajando como si estuviéramos en el pico más alto de cualquier ola epidemiológica”, indicó Auza.

Agregó que se sigue impulsando la vacunación, porque evita los casos graves y disminuye las muertes por coronavirus.

En la última semana el país registró 2.952 contagios, lo que marca un incremento del 38% con relación a la semana pasada.
Los departamentos que concentran los casos son Santa Cruz, con un 48,7%; Cochabamba, con un 16,9%; y La Paz, con un 16,5 %.

En la capital cruceña
Las estadísticas municipales muestran la escalada de contagios en la capital cruceña, toda vez que en la última semana se registró un incremento del 36%, con relación a los siete días anteriores. 

El mapa de riesgo advierte que los distritos más afectados son el 11 (centro de la ciudad), con 185 casos; el 2 (norte interno), con 157; y el 8 (Plan Tres Mil), con 132. 

Las brigadas de detección y vacunación han reforzado su labor en estas zonas, instalando puntos móviles en mercados y lugares concurridos.
Del total de casos, los menores de 18 años concentran el 18 por ciento de los contagios en la capital cruceña, con 256 afectados en la última semana epidemiológica.

 


Comentarios