Escucha esta nota aquí

En medio de denuncias sobre un mal uso de los bienes incautados y con un proceso penal activo en contra de seis funcionarios, que fueron apartados de la institución porque los encontraron ebrios en un vehículo incautado al narcotráfico, la Dirección General de Registro, Control y Administración de Bienes Incautados (Dircabi) está aún sin un representante regional designado y con al menos el 50% de los bienes que custodian el mal estado.

Así lo afirmó el director nacional de Dircabi, Jaime Bedregal, autoridad que decidió apartar de sus funciones a los seis empleados de la institución y al representante departamental Arturo Suárez, que denunció a los funcionarios sorprendidos por la Policía.

“Hay bienes de hace 40 años y seguramente están muy deteriorados por el pasar del tiempo. Hablamos de vehículos, que están chatarra y debemos monetizarlos, para utilizar ese dinero en la lucha contra el narcotráfico”, apuntó Bedregal, aunque no se animó a dar una cifra respecto a la cantidad de bienes que hay en Santa Cruz.

“Nuestra función no es incautar, solo administramos los bienes incautados y confiscados. Antes esta administración fue muy pesada y nosotros estamos con la política de monetizar esos bienes”, reiteró Bedregal.

El exrepresentante departamental de Dircabi, un día después de haber sido suspendido de sus funciones, le aseguró a EL DEBER que en los poco más de dos meses que estuvo al frente de las oficinas gubernamentales no pudo conocer con exactitud el número de bienes incautados al narcotráfico y aseveró que los pedidos de información que hizo a sus superiores, no fueron respondidos.

“El director que había no dejó un informe, no dejó un listado de casos, de los procesos que se seguían y sobre la cantidad de bienes incautados. Dircabi es una caja negra… aquí lo poco que encontré fueron vehículos en mal estado. Podemos decir que de los 200 motorizados, 150 están dañados. Realicé una investigación y encontré que la dificultad en los vehículos es que fueron entregados a muchas personas de manera irregular”, apuntó Suárez y señaló que los exresponsables de Dircabi no dejaron información y algunas entregas de bienes no fueron registradas “por alguna razón”.

“Se necesita un trabajo bastante grande para transparentar estos manejos”, aseveró el exresponsable regional de Dircabi, que dijo estar seguro de que la gestión gubernamental de transición trabaja para consolidar mejoras.

Entregas irregulares

Si bien el director nacional de Dircabi prefiere calificar como entregas discrecionales algunas dotaciones de bienes a municipios y otras instituciones, el exrepresentante regional fue más directo y aseveró que hubo entregas ilegales de bienes incautados a varios alcaldes del MAS.

Cualquiera fuera el fondo de esta situación Dircabi, una vez más, anunció una auditoría sobre las entregas y se espera que hasta finales de este todas las comunas regularicen la recepción de estos bienes confiscados al narco.