Escucha esta nota aquí

"Lo único que ha hecho la Alcaldía en todos estos años es traer niños, jamás puso un peso o una persona, montones de niños que recogían de la calle", dijo Pedro Bermejo, director del Hogar de Niños Cuatro Vientos, sobre el aviso de desalojo de la Alcaldía, que debería hacerse efectivo este 2 de junio.

Uno de los argumentos de Bermejo para cuestionar la ilegalidad de la notificación es que en el año 2000 la Alcaldía y el Movimiento por la paz, el desarme y la libertad firmaron un contrato, a través de este el Gobierno Municipal de Santa Cruz de la Sierra entrega el terreno de casi 5.000 metros cuadrados en calidad de usufructo por 30 años.

En ese lugar, la cooperación con fondos españoles tenía que construir una infraestructura para albergar niños y adolescentes en situación de vulnerabilidad.

"Han pasado 22 años, faltan ocho. Lo único que ha hecho la Alcaldía en todos estos años es traer niños, jamás puso un peso o una persona (para atenderlos), montones de niños que recogían de la calle", criticó Bermejo, y aprovechó para pedir que otros actores se involucren.

"Lo único que pedimos es que haya una intervención judicial porque la Alcaldía no puede ser juez y parte. Tiene que venir un juez al que le presentemos las pruebas, y que él decida quién tiene la razón. Caso contrario, mañana a la Alcaldía se le ocurre quitar las casas y lo hace", apuntó.

Para Bermejo, lo más lamentable es que la misma Alcaldía sea la que tiene interés en dar el terreno a la hermana de Jhonny Fernández, "se buscan motivos para sacarnos y sin intervención judicial", dijo.

Según Isabel Fernández, directora jurídica del municipio, la cláusula decimosegunda del convenio inicial dice claramente que el incumplimiento de una de las cláusulas por parte del usufructuario, dará lugar a la resolución unilateral del contrato, "sin que para ello se requiera de orden judicial o extrajudicial alguna".

Para Bermejo, el incumplimiento argumentado por la Alcaldía es que el hogar dejó de tener la función social para la que fue creado, pero refutó que eso es "mentira" porque nunca ha dejado de tener niños o jóvenes el hogar. "Otra cosa es la cantidad de niños o jóvenes albergados, y eso no figura en ninguna cláusula", cuestionó.

A las alusiones de Bermejo respondió Ana Carola Fernández, hermana de Jhonny Fernández, quien según la denuncia inicial, se haría cargo del centro de menores. "En honor a la verdad digo que hemos trabajado en este proyecto, estamos para apoyar de forma voluntaria la gestión social de mi hermano Jhonny Fernández".

Según ella, el alcalde pidió a ella y a su hermano, Roberto Fernández, que desarrollaran un proyecto, hoy llamado Vida y destino, para diferentes áreas, de manera que puedan concretarse no solo la rehabilitación y la restauración de los niños, sino también la restitución de sus derechos.

Ana Carola dijo que ella y Roberto Fernández hace un año se acercaron para verificar si las condiciones del predio de Cuatro Vientos se ajustaban al proyecto, pero que lamentablemente se tergiversó lo que ocurrió en su momento. 

"Quiero aclarar que este predio no tiene nada que ver con nosotros. Este es un proyecto, pero el predio no es para la familia Fernández, ni para mi iglesia, sino para la ciudad", enfatizó.

A Bermejo se le hacen curiosas algunas situaciones, la primera, que hasta hace unos tres días negaban que los hermanos del alcalde hubieran ido al hogar, que luego Ana Carola Fernández saliera a dar explicaciones. Por último, cuestionó que ni bien inició su gestión Jhonny Fernández, al mes y medio ya tenía el edicto edil para revertir el convenio de usufructo por 30 años.

"Por más que tengan buenas intenciones, que es lo que dicen, es extraño. Además todo este tema lo empezaron Ever Mérida y Raschid Guardia, ambos acusados y alejados del cargo, ellos fueron los que comenzaron esta investigación al centro, junto con los hermanos Fernández", apuntó. 

Donación

Los 4.810 metros cuadrados de terreno donde se asienta el Hogar Cuatro Vientos, según consta en el contrato entre la Alcaldía y Pedro Bermejo, fueron donados por Basilia García de Serrano, y pasaron a dominio municipal.

   


Comentarios