Escucha esta nota aquí

Sin una cabeza visible que se responsabilice en caso de muerte de uno de los 13 pacientes que se pretende trasladar del hospital Óscar Urenda hasta centros de salud de Santa Cruz de la Sierra, Roberto Soliz, director de este nosocomio, afirmó que “no se puede jugar con la salud de las personas”.

Indicó que no se opondrán a la orden de las autoridades del Ministerio de Salud, ya que ellos dependen directamente de esta cartera de Estado; sin embargo, no ve por conveniente cerrar el hospital, de tercer nivel, por la refacción de la sala de Terapia Intensiva.

“Tenemos espacios para mover los pacientes de un ambiente a otro, no hay necesidad de llevarlos a Santa Cruz”, afirmó Soliz a EL DEBER la mañana de este martes. Ante la pregunta de ¿quién se hará responsable en caso de muerte? Respondió “esa es la pregunta del millón. Nosotros apoyaremos con personal médico, pero más allá no sé, porque además no estamos de acuerdo con la salida de los pacientes”, enfatizó.

Soliz agregó un detalle importante de que la orden de traslado de los pacientes solo fue verbal y no escrita como debe ocurrir en este tipo de situaciones. Por ahora son 13 personas que luchar por recuperar su salud. Siete están en Terapia Intensiva y seis reciben tratamiento en salas de recuperación.

Por otro lado, Soliz también expresó su preocupación por qué el 4 de abril se vence el contrato del personal de este nosocomio, lo que significa que desde el próximo lunes estarían trabajando (si deciden ir) sin la garantía de una labor remunerada.  

Hasta mañana, al personal del Óscar Urenda se le adeudará cinco sueldos. Tres de la gestión del Gobierno de Jeanine Áñez y dos de la administración de Luis Arce. Este 2021 solo han cobrado el mes de enero; sin embargo, continúan asistiendo a su fuente laboral.

Vigilia en las afueras

Para impedir que se trasladen a los pacientes, familiares de los enfermos realizan una vigilia en las afueras del hospital montereño. Anunciaron que pedirán la intervención de Derechos Humanos y de la Defensoría del Pueblo.

“Con semejante desastre mundial en temas de salud no pueden hacer eso. Es un acto criminal”, afirmó un dirigente en las puertas del nosocomio donde se instalaron vecinos del norte para evitar que se ejecute la orden de traslado en esta jornada, como estaba anunciado.

Por su parte, el subgobenador de la provincia Obispo Santisteban, Maico Moreno, afirmó que el objetivo del Gobierno es cerrar el hospital para no prolongar el contrato delbpersonal, que cumple funciones en este centro de salud.

“La excusa es que donde están los enfermos intubados deben cambiar el piso y arreglar las paredes. Ese es el motivo principal para cerrar un hospital”, indicó en las puertas del Óscar Urenda hasta donde se trasladó para expresar su apoyo a los vecinos que realizan la vigilia.

Agregó que el perjuicio no solo es para los pobladores del norte de Santa Cruz, sino también del Chapare cochabambino. Según Moreno llegan pacientes desde Ivirgarzama para ser atendidos en Montero.

Por ahora la población montereña se mantiene alerta ante cualquier eventualidad, que signifique el traslado de los enfermos hasta la capital cruceña.

Lea también

Comentarios