Escucha esta nota aquí

Una casa con ‘lujos de película’, así describieron ayer los agentes policiales y de la Fiscalía, luego de allanar el inmueble donde hasta hace cinco días vivió Pedro Montenegro Paz, en la calle Barcelona, número 7, del barrio Las Palmas.

Los policías de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn), de Interpol y personal del Ministerio Público ingresaron ayer desde las 10:00 hasta casi las 13:30, como parte de los allanamientos simultáneos que se ejecutaron en diversos domicilios de las personas involucradas en las investigaciones, entre las que figuran no solo el extraditable Montenegro, sino también el exdirector de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) Gonzalo Medina, el excapitán Fernando Moreira, su esposa y otras personas más.

La acera donde está la casa del narco, en la calle Barcelona, está adornada con hermosas plantas de palmeras traídas desde Miami, Estados Unidos. Se constituye en uno de los pocos inmuebles de Bolivia que cuenta con esa clase de especies. Además, en el ingreso hay una caseta para el guardia de vigilancia, espacio acondicionado con puertas de vidrio y cámaras de seguridad.

La barda perimetral tiene una cerca eléctrica y en el interior y a lo largo de la calle, hay un gran número de cámaras y de un sistema que permite ver las imágenes desde otro país.

En el interior de la casa, los ambientes son amplios, tiene un gimnasio, varios comedores, piscinas, baños, una biblioteca con libros famosos, dormitorios con vestidores dobles para hombre y mujer, escaleras para subir a una segunda planta, mezzanine, discotecas, karaokes y otros lujos, propios de un millonario.

En sus vestidores, recubiertos de roperos empotrados, se encontró una gran cantidad de ropa, como pantalones, camisas y zapatos de Montenegro.

Del inmueble los policías, por orden fiscal, secuestraron documentos, una computadora, además de algunas agendas de anotaciones.

Pedro se fue hace cinco días

La suegra de Pedro Montenegro fue arrestada por orden fiscal y en su declaración como testigo manifestó: “Pedro vivió aquí hasta hace cinco días”.

Manifestó que el extraditable vivió en esa casa junto a su hija, una menor de edad. Se fue dejando en la casa a su suegra, a otra mujer y una empleada, que acudía para realizar la limpieza y algunos jardineros que cuidaban las plantas.

El fiscal Remberto Soto aseveró que se someterá a peritajes todos los documentos y un CPU secuestrado para conocer con certeza otros detalles dentro de la investigación.

El fiscal manifestó que, al margen del testimonio de su suegra, que fue aprehendida, existen evidencias de que Montenegro estuvo viviendo en la casa de la calle Barcelona # 7, no otra cosa significa las mudadas de ropa de primera línea y otros objetos personales encontrados en el inmueble.

Tags

Comentarios