Escucha esta nota aquí

Un carretón con canastas y palmas en el pasto rodean a dos mujeres que ágilmente tejen las palmas de saó. En solo 15 minutos terminan una que simboliza el Cristo y otra que forma un corazón. La escena se repite varias veces, ellas apuran sus preparativos para volver a las calles, después de dos años, en esta jornada cuando se celebra el Domingo de Ramos. 

Ambas son artesanas de Paurito, llevan más de 40 años en el oficio y hoy recorrerán distintas localidades para celebrar con los feligreses católicos el inicio de la Semana Santa.

De acuerdo a la Iglesia Católica, el Domingo de Ramos se recuerda la entrada triunfal de Jesucristo a Jerusalén, montado en el lomo de un burro, y en medio de una multitud que lo recibió con palmas y ramas.

Esta celebración, por segundo año consecutivo, será diferente por el coronavirus. No se realizará la tradicional procesión. En la Catedral cruceña, la bendición de Ramos será desde el presbiterio, afuera de la iglesia.

Más de 40 años tejiendo

“Aquí en Paurito todas sabemos tejer, aunque las artesanas de la asociación somos solo 60”, afirma la presidenta de una asociación de mujeres en Paurito, Brígida Melgar.

Esta práctica pasó de generación en generación en su familia. Ella aprendió a los 12 años y hoy, con más de 50, la mantiene, en especial en Semana Santa.

“Desde el inicio de la pandemia tuvimos muchas dificultades. No podemos mandar nuestros productos con regularidad a la ciudad y ahora en esta época, con miras a la Semana Santa, para recoger las palmas, el camino de donde van (localidad Brecha 6) está sumamente feo”, cuenta.

Después de no vender palmas en 2020, la semana pasada Brígida entregó un pedido de un centenar a un grupo de religiosas. Para hoy tiene planificado recorrer varias iglesias de la ciudad.

Rosa Gutiérrez, artesana, tiene proyectado recorrer las localidades de Tundi, Viana y La Peña para vender los ramos. Ella también aprendió muy pequeña, desde los 8 años ayudaba en el tejido a su madre, ahora lleva más de 40 años. Ya le enseñó a tejer a su hija y luego a su nieto, quienes le ayudan a preparar las ramas. “Todos en casa tejemos, somos unos 15 en total”, agrega.

“El año pasado nadie salió de su casa, pero nosotros mantuvimos la costumbre de ramos y tejimos algunos para colocarlos en el ingreso de casa”, recuerda.

A este oficio Rosa se dedica todo el año, teje sombreros de saó o canastas para cumpleaños.

Semana Santa

“La misa será por internet”, fue el mensaje de la Iglesia Católica el año pasado, la festividad en 2020 se tuvo que adaptar a la cuarentena estricta impuesta por la pandemia, que obligó a los feligreses a seguir desde sus casas la conmemoración.

Para este año, las distintas actividades de Semana Santa también se celebrarán de distinta manera.

El padre Hugo Ara explicó que, para cuidar la salud, se aconseja a los ancianos, enfermos o personas con alguna discapacidad seguir las trasmisiones digitales.

Otro cambio será en la misa Crismal (martes), se celebrará sin la presencia de fieles (solo sacerdotes), en Jueves Santo no se realizará el lavatorio de los pies, tampoco la procesión con el Santísimo, solo se limitará a su traslado al lugar de la reserva.

En viernes Santo, la celebración de la Pasión del Señor se desarrolla tal y como indica el Misal Romano. Para la adoración de la Santa Cruz, a los fieles se les pide llevar su propio crucifijo. Para la vigilia pascual se suprime la bendición del fuego y se procede a la bendición del cirio pascual.

En Cotoca, el párroco, Juan Carlos Huaygua, explicó que la mayor parte de los feligreses participará de las eucaristías desde el patio del Santuario y en la iglesia están marcados los asientos para el distanciamiento social.

En Cotoca habrá seis eucaristías hoy. La primera a las 6:30, la segunda a las 8:00 y las restantes cada dos horas. La bendición de los ramos será en la rotonda de La Alfarera, luego sí habrá una procesión hasta la iglesia.

Comentarios