Escucha esta nota aquí

Al promediar las 23:00 de la noche del jueves, cuando las familias del pueblo de Ascensión de Guarayos descansaban, fueron interrumpidas por el detonar de cohetes, y el griterío de gente que corría, unos que huían y otros que atacaban; era uno más de los enfrentamiento entre dos grupo de indígenas por la hegemonía  dirigencial.

Todo comenzó al promediar las 15:00 del jueves cuando el grupo que lidera Cirila Tapendaba, violentando puertas, y haciendo escapar a los funcionarios, tomaron posesión de la sede de la institución Copnag, en el barrio San José Obrero, que hasta entonces estaba en poder del otro directorio, cuyo presidente es Yony Rojas.

El grupo de Rojas esperó hasta las 23:00 y contraatacó, armándose la escaramuza, con piedras, palos y cohetes de ambos lados, durando hasta pasada la medianoche, resultando dos ocasionales transeúntes con heridas de consideración y un periodista agredido a tiempo de impedirle ejercer su trabajo.

Al final, Cirila Tapendaba y sus seguidores, resistieron el ataque y continuaron la ocupación de la sede de la institución, que el viernes ha cumplido 33 años de creación.

Ambos directorios dicen ser los legalmente constituidos y representantes del pueblo guarayo. 

Vecinos molestos

Sargento Suárez, quien vive a una cuadra de la institución Copnag, visiblemente molesto dijo ya estar cansado porque son recurrentes las peleas entre indígenas, que perjudican la paz y ponen en peligro la integridad física de la gente que nada tiene que ver con esas peleas.

"La gente que huía y los que perseguían no respetan nada, se entran por donde sea, incluso a los dormitorios, el humo de los cohetes y los gases nos asfixian, especialmente a niños y ancianos", se quejó Nini Poñé, otro vecino del lugar. (Desther Agreda)